27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Vehemente defensa hizo Santos de la Ley de Víctimas y la Restitución de Tierras

28 de julio de 2012
28 de julio de 2012

«¿Quién se iba a imaginar, hace unos años, que las víctimas iban a ser reparadas por el Estado?», dijo el Presidente Juan Manuel Santos al defender la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras ante los concejales de Colombia.

«A mí me preguntan: ¿por qué se metió en eso, si es tan complicado y tan caro? Y yo les respondo a esos críticos: se equivocan. Es la mejor inversión que puede hacer una sociedad que ha vivido 48 años de guerra, en donde hemos abierto todo tipo de cicatrices, donde estamos aburridos de la guerra y queremos ir sembrando esas condiciones de paz. Y qué mejor que ir sanando esas cicatrices que tienen abiertas tantos compatriotas, que han sufrido por cuenta de esta guerra, por cuenta de la violencia», adujo el Presidente Santos.

Consideró que se trata de una ley histórica, puesto que «ningún país se había atrevido a iniciar un proceso de reparación en la mitad del conflicto. Por eso es tan difícil. Y los desafíos son para eso: para asumirlos y vencerlos. Por eso estamos más empeñados en que eso funcione, y está funcionando».

Planteó que «¿quién se iba a imaginar, hace unos años, que las víctimas iban a ser reparadas por el Estado?», aunque consideró que «lo que se les entrega es en el fondo algo simbólico, porque, ¿cuánto vale la vida de un hijo, cuánto vale la vida de una madre, de un esposo, de una esposa? Eso no tiene precio».

A renglón seguido, arguyó que, sin embargo, «con el solo hecho de decirle a una víctima: estamos con usted, aquí hay esta demostración de solidaridad, eso le sana esa herida que tiene abierta y contribuye a abonar el clima para que, el día de mañana, podamos decir finalmente que este país, este gran país que tenemos, Colombia, es un país en paz».

En cuanto a la restitución de tierras, el Presidente Santos reiteró que es obsesión del Gobierno que este proceso «funcione, y funcione bien».

«Un país no puede darse el lujo de tener más de cuatro millones de desplazados, gente que tiene una cicatriz que sangra todos los días, y un Estado indolente. Por eso esta Ley para mí es tan importante. Por eso les agradezco muchísimo el apoyo de todo ustedes para hacer que esta Ley funcione durante los próximos 10 años», concluyó el Jefe de Estado.