11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ubeimar Delgado gobernador del Valle del Cauca

1 de julio de 2012
1 de julio de 2012

El segundo lugar es para Francined Toro, quien contabiliza en las urnas 157 mil votos.

Seguidores y amigos de Delgado ya lo proclaman como el ganador absoluto de las elecciones atípicas que se cumplieron este domingo en la capital del Valle.

Ubeimar Delgado trabajó como auditor en la Gobernación del Valle del Cauca y las empresas Municipales de Cali durante más de 15 años.
En 1988 se dedicó a la actividad política por su Partido, el Conservador. En 1992 fue elegido como concejal de Cali.

Luego fue elegido como representante a la Cámara. Terminó su labor en el Congreso en 2006 cuando fue escogido como senador de la República, en el cual llegó hasta la primera vicepresidencia de ese cuerpo legislativo.

Ubeimar Delgado se presentó como aspirante a la Gobernación del Valle del Cauca en octubre anterior y alcanzó la tercera votación, después de Héctor Fabio Useche, ganador del Movimiento MIO y Jorge Homero Giraldo, del Partido Liberal.

Más datos

El País, Cali

Ubeimar Delgado es oriundo del municipio de Riofrío, nació el 15 de octubre de 1952. Se ha destacado como líder en el sector público, con más de 15 años de experiencia en la región y el país. Inició como auditor de la Gobernación del Valle en la Secretaría de Educación Departamental, la Universidad del Valle y en las empresas Municipales de Cali, Emcali, donde estuvo durante más de 15 años.

A partir de 1988 se dedicó de lleno a la política, como militante del Partido Conservador. En 1992 es elegido concejal de Cali, cargo para el que fue reelegido en 1994. Durante este período fungió como presidente de esa corporación.

Junto a Francisco José Murgueitio se presentó como candidato a la Cámara de Representantes cuando éste aspiró al Senado de la República en las elecciones de marzo de 1998. En 2002 ambos fueron reelegidos.

En las elecciones de 2006 Ubeimar Delgado obtuvo un escaño en el Senado y el 20 de julio del 2007 fue elegido Primer Vicepresidente del Senado de la República. En octubre del 2008 es elegido miembro del Directorio Nacional Conservador.

Luego de la destitución de Juan Carlos Abadia como gobernador del Valle, Ubeimar manifestó su intención de postularse al primer cargo del departamento.

Para lograrlo, hizo un pacto con quien sería su principal ciontendor en las urnas, Jorge Homero Giraldo para que este fuera el candidato de las elecciones atípicas con el respaldo de Delgado y que posteriormente Giraldo le diera su respaldo para las elecciones regionales de Valle del Cauca de 2011.

Debido a que dichos comicios no se llevaron a cabo por decisión del Gobierno Nacional, el pacto entre Ubeimar y Jorge Homero se disolvió, por lo que ambos candidatos perdieron las elecciones de 2011 frente a Héctor Fabio Useche.

Una vez destituido Useche, por ser salpicado en actos de corrupción con la Industria de Licores del Valle, Ubeimar Delgado se lanzó a los comicios como candidato de la llamada ‘Unidad Nacional’, conformada por partidos como el Conservador, Liberal, Verde, la U, Cambio Radical, Alianza Social Independiente.

Victoria bajo el respaldo de la Unidad Nacional

Desde el pasado 14 de mayo, la Unidad Nacional respaldó al candidato conservador para su candidatura a la Gobernación del Valle.

Ubeimar, quien fue escogido como el candidato de la Unidad Nacional y de los movimientos ASI y Aico, aseguró que pese a aglutinar todos esos respaldos, su candidatura no se tejió sobre la base de repartir el Departamento sino con el compromiso de sacarlo adelante y recuperar la gobernabilidad y la credibilidad. Su candidatura también tuvo el aval de los partidos Conservador, Liberal, la U, Cambio Radical y el Partido Verde.

Luego de haber sido escogido como candidato por consenso de la Unidad Nacional, el exsenador Ubeimar Delgado agradeció a cada una de las personas que tomaron parte del proceso de selección y los partidos que lo acompañaron y se comprometió a “alcanzar la paz política, darles garantías a todos los partidos, luchar contra el flagelo de la corrupción y trabajar como amigos con este equipo de parlamentarios, con el sector privado, los gremios y la Asamblea”.

Un gobernador muy humano

Ubeimar Delgado Blandón llegó al barrio Santa Elena con sus padres y sus cinco hermanos, una familia conservadora y emprendedora, en busca de mejor suerte.

Desde muy temprano empezó a trabajar y lo hizo desde abajo, como mensajero en la Contraloría y de allí fue escalando puestos en la carrera administrativa. Fue auditor de la Contraloría del Valle y jefe de Control Posterior y Auditoría en Emcali.

Entre 1988 y 1997 se dedicó a sus negocios particulares de comercio sin abandonar el servicio a los demás, que es su modo de concebir la política.

Eso le permitió ser concejal de Cali en dos periodos consecutivos, entre 1992 y 1997 y luego dio el salto al Congreso de la República.

En fórmula con el dirigente conservador Francisco Murgueitio que aspiró al Senado, Ubeimar Delgado llegó a la Cámara de Representantes en 1998 y estuvo en esa corporación hasta el 2006. Ese año fue elegido senador, corporación de la que fue su primer vicepresidente.

Delgado, de 59 años, ha desarrollado una intensa vida política durante 40 años. Le gusta compartir con la gente y ocuparse de sus problemas, muchos de los cuales ha logrado resolver desde los cargos públicos que ha desempeñado.

Pero compartir con su familia, leer un buen libro o tocar alguno de los instrumentos musicales que tiene como la guitarra, la organeta o el piano que aprendió a tocar de manera autodidacta, son sus secretas pasiones. La música colombiana es su preferida.

Sus amigos dicen que cultiva un sentido profundamente estético y sencillo de la vida. Sus orígenes campesinos le hacen vibrar con la naturaleza, los ríos, el mar… Tal vez por eso va a San Andrés siempre que puede. Es su destino turístico preferido, aunque también ha viajado por el mundo, no sólo con la motivación del viaje de placer, sino con el propósito de conocer y aproximarse a otras culturas.

Ubeimar es católico practicante, un hombre profundamente devoto que reza todos los días, que lleva en su cuello un escapulario, tiene un Cristo que domina la entrada de su apartamento y va cada ocho días a misa. Vive muy cerca del Santuario de la Virgen de Fátima en el barrio Granada, al norte de Cali.

Amigo de sus amigos y fanático de su familia, es un buen anfitrión cuando se reune con ellos, incluidos catorce sobrinos, cada que la política le da tiempo.