15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por la conservación y el fortalecimiento de las Residencias Masculinas de la Universidad de Caldas

17 de julio de 2012
17 de julio de 2012

Entre estos compromisos, están la asignación de partidas presupuestales para el reforzamiento del edificio y el arriendo de casas para su estadía temporal, entre otros. Estas garantías sumadas a la  petición de que en el edificio Gabriel Soto Bayona sigan funcionando las residencias masculinas, fueron las principales demandas realizadas por los residentes durante el proceso de discusión en torno a la evacuación.

Sobre el aspecto presupuestal, cabe recordar que en sesión del 10 del mayo del Consejo Superior, se aprobó un traslado presupuestal de $1.166 millones de pesos para el reforzamiento estructural del edificio, proveniente de la liquidación de dos convenios firmados por la Universidad con la Agencia Nacional de Hidrocarburos-ANH. Este dinero se trasladará una vez sea firmada el acta de liquidación de dichos contratos, momento que se calculó en máximo 4 meses, una vez toda la documentación estuviera completa.   

De acuerdo a información proporcionada por los encargados del área financiera de la institución, los documentos que debía hacer llegar la Universidad a la ANH para la liquidación, se completaron hace apenas dos semanas, por lo que solo a partir de ese momento podríamos empezar a contar los 4 meses para la liquidación del contrato, situación que retardaría en un tiempo inadmisible el inicio de la obra, ya que además se debe solicitar la licencia de construcción y se debe abrir licitación para los interventores y la administración delegada, procedimientos que tardan aproximadamente 2 meses y medio más. El costo de la obra se ha estimado en $ 1780 millones de pesos y se prevé que las obras duren 6 meses.

Ante este panorama y en aras de que las obras empiecen a la mayor brevedad y así sea posible el retorno de los residentes lo más rápido posible al que ellos consideran su hogar, a petición del Presidente de Residencias Masculinas y del Representante Estudiantil al Consejo Superior, se acordaron con el Vicerrector Administrativo de la institución los siguientes puntos:

Se empezarán a buscar otras fuentes presupuestales para iniciar la obra a la mayor brevedad posible, como un traslado presupuestal desde otro rubro, siempre y cuando esto no signifique recortes en las áreas misionales de la universidad. Si una vez otorgada la licencia de construcción y concluido el proceso de licitación, el dinero de la liquidación del contrato con la ANH no está disponible, se destinarán por lo menos $ 700 millones de pesos para iniciar la obra de inmediato.
La licencia de construcción se pedirá esta semana (la 3era semana de julio), en espera de que sea otorgada a mediados de septiembre, y de esta manera se pueda comenzar la obra a inicios de octubre para que esté finalizada a más tardar en marzo de 2013.
Mientras los residentes continúen en las casas arrendadas, la Universidad continuará otorgando garantías para que su estadía en ellas sea lo más cómoda posible. Para esto se destinarán $ 7 millones, 700 mil pesos, para realizar adecuaciones en las casas, como divisiones en los cuartos y ajustes en las cocinas, entre otros.

Adicionalmente, se conoció una carta del Gobernador de Caldas enviada a la ministra de educación nacional Maria Fernanda Campo el 30 de mayo de 2012, manifestando el aval que la gobernación le da al proyecto de Reforzamiento estructural, remodelación arquitectónica y dotación del edificio de residencias masculinas Gabriel Soto Bayona de la Universidad de Caldas, por valor de $ 1780 millones de pesos. El aval se otorga para que este proyecto sea discutido en la comisión rectora del Sistema General de Regalías-SGR, y de ser aprobado por esta, se cubriría el valor total de la obra con recursos de  las regalías que le corresponden al departamento de Caldas. Iniciativa plausible por parte del gobernador, que cubriría los gastos totales en que la universidad incurriría para la realización de las obras.  

Seguiremos atentos y vigilantes para que este proceso culmine exitosamente y continuaremos demandando que en la Universidad de Caldas se conserve y se fortalezca uno de los programas banderas del bienestar universitario, las Residencias Estudiantiles, como espacio que permite satisfacer una de las necesidades básicas de los estudiantes y que les permite integrarse a la vida académica y universitaria con mayores garantías.