3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La intervención de la salud

26 de julio de 2012

Veníamos insistiendo en la urgente necesidad de eliminar las EPS tóxicas. Las que envenenaron el modelo de aseguramiento que les obligaba no sólo a administrar de manera transparente e impecable los recursos del sistema y gestionar el riesgo financiero, sino a ocuparse integralmente en promover la salud de los colombianos. Las EPS tóxicas que se volvieron sólo intermediarias en el manejo de los recursos.

El caos en las cifras, no es exclusivo de las EPS, es un problema de información financiera y contable de todo el sector salud en Colombia. No existe estandarización contable. Los planes únicos de cuentas de los prestadores y operadores son expedidos por autoridades diferentes y no conversan, no permite la conciliación contable del sistema de salud. He solicitado reiteradamente la conciliación de las cifras de la salud, que nos permita establecer con certeza cuál es la cartera del sistema, pero ningún organismo administrativo ni de control ha podido responder.

Ante la falta de información veraz y sistematizada, podemos comprender mejor la magnitud del problema del SGSSS. ¿Será que cómo lo denunció la Ministra, la información distorsionada no permite un adecuado cálculo técnico de la UPC? ¿Cuántos años se calculó mal? ¿Será suficiente, según el anuncio, inyectar $1.2 billones al sistema para sacar de la crisis a varias clínicas y hospitales? ¿Cuál es la deuda del Fosyga con las EPS? Cuál es la deuda EPS con las IPS? ¿Cuántos billones serán necesarios para estabilizar el sistema? ¿Quién le debe a quién y cuánto?.

Se someterá a una reingeniería a la Superintendencia de Salud que: «…le quedó grande garantizar la buena operación del sistema». También a la rectoría por parte del Ministerio de salud. Ambos deben ser garantes del adecuado cálculo de la UPC y de la actualización permanente del POS que desde 1993 no se realizaba. La que se hizo en diciembre de 2011, es insuficiente, todavía no responde a las actuales necesidades de salud de los colombianos.

La profunda crisis de un sistema que estuvo sin rectoría, sin direccionamiento, durante cerca de 10 años, era absolutamente previsible. Los problemas de todo el Sistema General de Seguridad Social en Salud –SGSSS-, que en un principio eran pequeños, se volvieron graves fallas estructurales de muy difícil solución. Años de una débil inspección, vigilancia y control, llevó a que algunos actores cometieran abusos inflando los costos para el sistema de salud y pasando al terreno de la corrupción.

Corrupción que lamentablemente, en muchos casos, desvirtuó y borró logros y avances de años, sembrando de dudas y temores a los colombianos. Es necesario extirpar todo rastro del cáncer de la corrupción en el sistema de salud, terminar las investigaciones de forma eficiente, técnica y justa para castigar a los culpables, encontrar los recursos públicos perdidos; pero sobre todo pasar esta página y empezar a consolidar un sistema de salud desde lo positivo.

La intervención debe ser integral y debe permitirnos encontrar respuestas sobre el futuro del SGSSS, crear un banco de la salud o pagador único, para que los dineros sean girados directamente a los prestadores; que el Estado sea el único asegurador, mediante una EPS Estatal; o que el sistema funcione como estaba concebido, con rectoría y control por parte del gobierno, un aseguramiento mixto, con una férrea inspección, vigilancia y control, con EPS que realmente aseguren la salud. Está en juego una de las mayores conquistas que ha tenido Colombia en términos de equidad social: su sistema de salud.

Eugenio Prieto
Senador de la República