19 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se busca el muerto río arriba.

2 de junio de 2012

Repitiendo lo que decía el inmolado líder conservador Alvaro Gómez Hurtado, nada se ha dicho «sobre lo fundamental». Releyendo al maestro Henry Javier Herrera  santana, me impactó sobremanera la sentencia tajante que él define sobre nuestro pobre sistema educativo colombiano al acotar «que el Sistema de Educación en Colombia es pobre», y lo sustenta cuando afirma que es un sistema muy atrasado en contenidos, formas y procesos, que es excluyente, desintegrado, completamente ineficiente y que no responde a las necesidades sociales e individuales, desconociendo además a sus principales actores como lo son los maestros, en su mayoría mal preparados, los estudiantes, y todo el entorno social.

Desde mi óptica ,en cada cultura existen elementos que les son propios, pero también poseen un común denominador que es el de formar y desarrollar seres humanos, para que la sociedad se mantenga en el tiempo.

Para Durkheim, «la educación se entiende como un conjunto de prácticas e instituciones que se van oranizando en forma lenta en el transcurso del tiempo, en estrecha relación con las demás instituciones sociales», y continua el autor diciendo que «la función social de la educación depende de la coherencia del sistema educativo, el cual debe buscar permanentemente un método para inducir a aprender, y diría yo a aprehender a pensar, guiar a la persona a buscar la verdad por sí misma y no sesgarla con una verdad ya construida, proporcionándole al individuo una formación que le permita explorar, buscar, cuestionar, y generar los conceptos que como individuo se siente impulsado a concebir o examinar bajo la lupa rigurosa del método científico».

Veamos en qué estado sigue la educación en Colombia, pues vemos pasar los meses ,los años y ya varias décadas en donde los gobiernos de turno nunca han priorizado la educación, y como dice el maestro Herrera Santana, la pobreza educativa sigue o igual de pobre o menos que pobre.

No es necesario decir tanto sobre lo hecho en el siglo xx , en el campo educativo, pues bien sabemos que el Ministerio de Educación, le asignaba los llamados Supervisores, la tarea de elaborar los contenidos y los maestros debíamos enseñar eso y solamente eso y bajo las condiciones también preconcebidas por ellos, pues de lo contrario, una visita de supervisión que notaría el desvío de su instructivo, le podía costar desde amonestaciones menores ,hasta un informe perjudicial para la institución educativa. Me temo que todos esos años, nunca habilitaron al individuo  para enfrentar los retos del siglo XXI.

Qué se ha logrado, por parte de los estudiosos internacionales en cuanto a los procesos del  desarrollo de las herramientas del pensamiento: es indudable el viraje tan grande que se da en este campo, pues basta conocer los estudios de Howard Gardner, cuando expone su «Teoría de las Inteligencias Múltiples», desbaratando la estantería que se manejaba antes de que apareciese este paradigma.

Expone el autor que se deben «reconocer siete categorías de inteligencia: la inteligencia lingüística, que es la capacidad para expresarse en forma oral y escrita». Debo decir que ha sido una de las más grandes fallas de la educación colombiana, enseñar a los niños y jóvenes a leer bien, entendiéndose que «leer bien» es entender lo leído y «aprehender» el contenido de lo que se lee. No solo es una falla repetida, sino que mientras un alumno permanece once años, desde grado cero, hasta salir bachiller, cuesta trabajo saber el porqué durante tantos años no se le estimuló la lectura, la escritura ,la ortografía, ni mucho menos a ser analítico, o a poder inferir, y estas son cosas que le van a marcar un peligroso lindero entre acceder o no al conocimiento.»QUIEN NO DECODIFICA, NO APREHENDE». Debo hacer un reconocimiento a una institucion que ha dedicado sus mejores esfuerzos en este y otros campos afines a la educacion, como lo es el Instituto Alberto Merani, y a los sicólogos Miguel y Julián  De Zubiria Samper, a quienes se les debe el haber escrito muchos libros sobre Pedagogía Conceptual, Teoría de las Seis Lecturas y muchos más.

La segunda inteligencia, segun Gardner, que denomina «inteligencia lógica y matemática», luego la «inteligencia espacial», la inteligencia física y cinestesia, inteligencia musical inteligencia interpersonal e inteligencia intrapersonal, que nos permite conocernos a nosotros mismos,tener capacidad autocritica y autoestima».

Para Amartya Sen, hay otro ingrediente como lo es buscar «perspectivas más progresistas en torno al desarrollo humano, al proponer el concepto de Capacidades Humanas; este concepto implica el Capital Humano pero lo trasciende y reconoce que el individuo aumenta su productividad y además refuerza capacidades que le posibilitan al goce de una auténtica libertad y el aprovechamiento de oportunidades».

Cuando uno repasa la historia colombiana, se puede  decir sin lugar a dudas, que desde que llegaron los conquistadores españoles, padecemos uno de los más grandes sacrificios de generaciones enteras . El sacrificio lo trasciende todo, aun el baño de sangre que se ha mantenido vigente a lo largo de esta triste e inmerecida historia. La miseria extrema, la falta de oportunidades, la exclusión, la indiferencia permanente de de los actores en el campo social, pero por sobre todo eso un sistema educativo coherente, con docentes muy bien preparados, pues en este sector, las Maestrías y los Doctorados, son un porcentaje tan paupérrimo, como los resultados que vemos. Se hable de Reforma Educativa, y aparece un fenómeno social bien complejo. todo mundo quiere la «gratuidad», es decir, convertir al Estado en un donador a perpetuidad de 20 millones de colombianos que le piden de todo, como si las arcas fuesen un barril sin fondo, y entonces sale a flote el mismo circulo vicioso: no hay fuentes de trabajo, la informalidad es inmensa, los ricos son cada día mas ricos y los pobres más pobres, entonces, el Estado debe librar una batalla muy dura para tibiamente aliviar a muchos, con paliativos como los programas de «madres comunitarias, familias guardabosques, el I.C.B.F.  amén de otras cosas que mitigan en algo pero que no solucionan nada. De hecho siguen vigentes, la desigualdad y la exclusión social generada por la falta de oportunidades en educación, que aunque no sea necesariamente físico afecta tan profundamente al individuo y las posibilidades de llevar una vida digna, asunto tan utópico como remoto.

El enfoque que le da Kalmanovitz, le hace a todo lo anterior, un valor agregado, como lo es el pillaje ,el dinero fácil, la corrupción en todas las esferas gubernamentales, el narcotráfico, la apropiación de riquezas de los indígenas, esa riqueza humana tan valiosa pero olvidada y discriminada y a la vez, vejada durante siglos, lo que ha desembocado a un malevo pre-capitalismo,que llegaria hasta bien entrado el siglo XX «.

Como podrán haberlo leído, el panorama es oscuro, y solo mantener un desaforado optimismo, hará que esos negros nubarrones que se vislumbran sobre nuestra patria, sean reemplazados por vientos frescos y sol radiante.