20 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Palmicultores piden al Presidente de la República políticas públicas para la competitividad del sector

1 de junio de 2012
1 de junio de 2012

En el evento, el Presidente de la Junta Directiva del ente gremial, Luis Eduardo Betancourt Londoño, solicitó al Presidente de la República  promover las políticas necesarias para garantizar la competitividad del sector.

Entre otras temáticas, Betancourt manifestó el inconformismo de los palmicultores con la tendencia sostenida de revaluación del dólar y sus efectos negativos en el sector. Por este concepto, entre 2006 y 2011 se calcula se han dejado de percibir alrededor de 776 millones de dólares, a la vez que sus costos en esa moneda se han incrementado 36%.

El Presidente de la Junta, llamó la atención sobre la necesidad de aplicar medidas recíprocas para la equidad en las relaciones bilaterales con otros países que han implementado políticas comerciales que afectan la industria palmicultora colombiana. A renglón seguido pidió una respuesta efectiva del Gobierno Nacional en el combate a la informalidad y la ilegalidad en la cadena agroindustrial de la palma, la evasión de impuestos y el robo del fruto de la palma.

De la misma manera manifestó la importancia de la estabilidad en las reglas de juego del programa de biodiesel, ya que 41% de la producción palmera va a suplir este mercado, y dijo que el sector está a la expectativa del incremento gradual del porcentaje de las mezclas para que estas lleguen al 20% en 2020. Resaltó que el biodiesel de palma colombiano reduce entre 83 y 107% las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con el diesel de origen fósil.

También se manifestó preocupado porque el país va en marcha contraria a lo que sucede en el mundo en materia laboral. En especial hizo referencia a la confusión generada por el decreto 2025 de 2011 que  imposibilita en la práctica esquemas como las Cooperativas de Trabajo Asociado, que en el caso palmero han sido motor de riqueza y de formalización de las labores del campo.

El retraso en infraestructura es otro de los lastres de competitividad sectorial y agregó que el transporte de una tonelada de aceite desde Villavicencio hasta los puertos del Caribe colombiano cuesta 160 dólares y en contraste, transportar la misma cantidad desde el sudeste asiático hasta el mismo puerto cuesta entre 70 y 80 dólares.

En cuanto a la Ley de Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras Betancourt dijo que el sector palmicultor apoya la iniciativa, pero espera que cuente con todos los recursos para su aplicación; y con respecto a la Ley de Tierras y Desarrollo Rural que refleje una visión moderna de esa temática y rediseñe el marco institucional.

Dijo que la locomotora de la palma está activa y funcionando y así lo demuestran las cifras; pero se acerca a un puente en construcción que solo se sorteará si se logra el desarrollo de una visión y una estrategia compartida entre todos los actores coordinada por el Estado; de no ser así se corre el riesgo de convertirse en el “cuatrienio perdido” del sector agropecuario.
Finalmente, advirtió sobre el riesgo que se desprendería de no contar con una política agropecuaria activa, que le quite protagonismo al cultivo ilícito de la coca, lo cual podría derivar en el juicio de un “cuatrienio perdido” para el agro.

Presidente Santos expresa su admiración por el sector.

Por su parte, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, reiteró su admiración al sector palmicultor del cual reconoció “no es solo un negocio sino una oportunidad de vida para miles de personas” y que el hecho haberse convertido en hecho en un sector tan importante en relativamente tan poco tiempo es un ejemplo de emular.

Santos Calderón manifestó ser consciente de los problemas del sector, como la Pudrición del cogollo, la revaluación del dólar y la deficiente infraestructura. Con respecto a lo primero manifestó que se ha trabajado y se seguirá trabajando en apoyar al gremio en la erradicación de la enfermedad con recursos técnicos y económicos e invitó a los palmicultores a acceder a los recursos que tiene disponibles Finagro para renovación de los cultivos.

De la revaluación del dólar, el Presidente aseguró que el Gobierno nacional ha hecho todo lo posible por detener ese fenómeno, a través de instrumentos tanto sectoriales como macroeconómicos; sin embargo, es consciente de que se trata de una situación que ha afectado a varias agroindustrias y que requerirá de mucho trabajo para llegar a una tasa más competitiva.

En cuanto a la infraestructura, Santos dijo que este Gobierno entregará un país completamente conectado. Recordó que ya están adjudicadas las llamadas vías del TLC y que los proyectos de transporte fluvial por los ríos Magdalena y Meta son prioritarios para el Gobierno Nacional. Para ilustrar los beneficios de la navegabilidad por estas arterias, afirmó que por cada 7000 toneladas que se transportan se necesitan 200 carrotanques, mientras que en el transporte fluvial se necesita una sola barcaza.

Por último, reiteró el compromiso que en horas de la mañana había hecho el viceministro de Agricultura y Desarrollo Rural en el sentido de seguir estudiando el aumento de la mezcla de biodiesel hasta el 20% y añadió que el Ministerio de Minas y Energía ya está en la búsqueda de acceso preferencial para ese producto en Estados Unidos, dada su calidad ambiental superior al biocombustible producido de otros países competidores.
La jornada de instalación sirvió también para hacer entrega de varias condecoraciones.

Fedepalma hizo una moción de gratitud y reconocimiento al Senador Manuel Henríquez Rosero y entregó la Orden del Mérito Palmero al señor Mauricio Acuña Aguirre

El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural entregó la Orden al Mérito Agrícola a Fedepalma y la Gobernación de Santander también condecoró al gremio con la Distinción Departamental al Mérito Civil Aquileo Parra Gómez
Por su parte, la Sociedad Colombiana de Agricultores entregó a Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma, la Orden del Mérito Agrícola.