17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La industria colombiana sigue cayendo ¿En verdad no debemos preocuparnos?

22 de junio de 2012

De ahí que 27 de los 48 subsectores industriales registraron disminución en su producción, destacándose negativamente la caída del sector de vehículos automotores (-31.8%), sustancias químicas básicas (-11.8%), refinación de petróleo (-1.6%), productos de plástico (-9.1%), hilatura, tejedura de productos textiles (-23,3%) y otros productos químicos (-2.9%). En conjunto estas seis actividades restaron 3.8 puntos porcentuales a la variación total.

Lamentablemente esas cifras, son el reflejo de una desaceleración que ya es evidente e inocultable en los niveles productivos, solo que ya es visible en una dimensión a gran escala. Ello es reflejo de: i) el bajo dinamismo en un sector que no hasta hace mucho, venía liderando la producción industrial como lo es el de vehículos, ii) problemas en otros sectores que son dentro de los procesos industriales, los jalonadores del actual boom minero-energético (refinación de petróleo y productos de plástico), afectados por la dinámica económica mundial, y iii) caídas en la producción manufacturera en sectores fuertes en la generación de empleo y mano de obra (hilatura y tejedura de productos textiles) y productos minerales no metálicos. ¿En verdad no debemos preocuparnos?

La directora de la Coalición para la Promoción de la Industria Colombiana,  Marta Lucía Ramírez insiste en que es clave la identificación de los factores críticos para el desarrollo de las distintas ramas de la industria que están cayendo significativamente en los últimos años. Asimismo insiste en los problemas que está acarreando la industria que está enfrentada a la competencia de las distintas zonas y regiones del mundo por virtud de la globalización y la firma de múltiples tratados de TLC con distintos países.

Además de lo mencionado, el sector industrial también viene impactado negativamente en este 2012 por el déficit en la balanza comercial de las manufacturas, del orden de US$1.409 millones hasta abril, lo cual no parece sostenible en el tiempo, producto de la diferencia entre las exportaciones industriales (US$7.714 millones) y las importaciones tanto de materias primas e insumos como de bienes de capital para la industria (US$9.123 millones).

Confirmando lo anterior, el estadístico nacional informó que la producción industrial del país tuvo un crecimiento de 1% acumulado en los cuatro primeros meses del año. Dicho crecimiento contrasta negativamente con el mismo de un año atrás, cuando se incrementó en un 4.6%, y ello  refuerza la alerta que hemos venido lanzando desde la Coalición para la Promoción de la Industria Colombiana, con respecto a que el país se encuentra en un proceso de desindustrialización, que si bien ha sido menguado por el reciente dinamismo y consumo interno, no es un fenómeno pasajero y coyuntural, sino que es un suceso de corte estructuralista, que es explicado principalmente por la carencia de una política de reindustrialización moderna y competitiva,  definida de tal forma que dé luces y guíe de una manera acertada al aparato industrial colombiano, logrando generar un mayor impulso, desarrollo y promoción de la industria colombiana, arraigando una visión a mediano y largo plazo sobre la generación de productos procesados con el mayor valor agregado e innovación, que nos permitirá aprovechar los TLC con exportaciones de valor agregado que generen empleos.