22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El cuadriculado encanto de los crucigramas

24 de junio de 2012
24 de junio de 2012

CONTRAPLANO

orlando cadavid

Orlando Cadavid Correa

Don Google –ese océano de conocimientos que todo lo sabe— se pregunta quién fue el padre y cuándo nació el crucigrama; subraya a renglón seguido que el asunto siempre ha sido materia de discordia entre italianos y estadounidenses y aporta esta información: Oficialmente se considera como el primer crucigrama de la historia el publicado en el suplemento “Fun”, del diario New York World, el 21 de diciembre de 1913. Su autor fue Arthur Wynne e incluía amablemente el nombre de la publicación en una de sus horizontales.

Sin embargo (añade) hay quien defiende que fue el italiano Giuseppe Airoldi el verdadero padre de la criatura cuando, el 14 de septiembre de 1890, publicó un embrión de crucigrama en el II Secolo Illustrato Della Domenica. Airoldi murió unos días antes de que el periódico americano le imitase, por lo que jamás pudo reclamar su paternidad.

Redondea su acopio con este valioso detalle: Henry Ernest Dudeney, famoso matemático aficionado a los rompecabezas, publicó en 1926 un libro que contenía el que podríamos considerar como primer crucigrama numérico. A pesar de la claridad de sus definiciones, su resolución no deja de tener cierta dificultad.

Los ingleses, desde una cárcel de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, participaron en  la puja por la paternidad de las palabras cruzadas, siempre según Mr. Google:

Existe la leyenda que habla del penado 732 Victor Orville, prisionero británico de finales del siglo XIX, como el inventor de los crucigramas. No obstante, se conoce que el primer crucigrama fue impreso en “Fun”, un suplemento dominical del diario New York World, el 21 de diciembre de 1913, y su creador fue Arthur Wynn, editor-jefe en dicho diario. Con gran rapidez los crucigramas fueron conocidos en otros países de Europa, en especial en Inglaterra, aunque los aficionados tuvieron que esperar algunos años a la definición de reglas específicas tanto para la construcción como para la solución. El número y la variedad de crucigramas aumentaron notablemente cuando los periódicos y diarios semanales imprimieron gran cantidad de ellos para sus lectores. Mas tarde aparecieron importantes libros y extensos volúmenes dedicados exclusivamente a los diferentes tipos de crucigramas.

En Colombia, medio impreso que se respete tiene su crucigramista de cabecera; reserva religiosamente espacio para las cuadrículas diarias y los domingos amplía tales servicios  para dar un poco más de solaz a los lectores en su día de descanso pleno.

Dos periodistas del siglo XX -fallecido uno, pensionado el otro- trasegaron con notable éxito en nuestro país, en este divertido terreno  del entretenimiento.

El bogotano Federico Rivas Aldana, más conocido como “Fray Lejón” publicó durante 50 años , en El Tiempo, crucigramas en serio y en broma que hicieron época por sus chispazos y su singularidad.

Pregunta para palabra de cuatro letras que hacía el extinto Rivas Aldana a su numerosa clientela: Hija de Bolívar que se fue con Sucre,  La respuesta era: “Tolú”. Otra: Instrumento musical de una sola cuerda: Campana: “Fran Lejón” fue toda una institución en el diarismo bogotano de su época.

Otro maestro de los escaques, en uso de retiro, es el antioqueño Alberto Restrepo Restrepo, hijo ilustre de Ciudad Bolívar, apodado “El Pisco” y padre del famoso Pensagrama, que aparecía los domingos en el suplemento literario de El Colombiano.

La apostilla: “El Pisco” Restrepo le revolvía este picantico a sus crucigramas: 1) La primera horizontal, de tres: Eva. 2) El padre a lo paisa, de tres: Apá. 3) La crucigramera esposa del Señor, de tres: Sor. 4) Baile de nuestras costas que es casi la representación del acto sexual, de seis: Mapalé. 5) Por si las moscas, de tres consonantes: DDT.