26 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Danilo Cruz Vélez, un personaje del siglo XX nacido en filadelfia

3 de junio de 2012

jesus heli giraldoSu padre, Joaquín Cruz, fue el propietario de la hacienda El Pintado, la cual fue administrada durante muchos años por la familia de Heriberto Pineda y sus hijos, entre ellos Pedro Pineda Loaiza, esposo de mi hermana Elizabeth Giraldo, por lo cual tuve la oportunidad, en mi juventud, de visitar esta propiedad de la familia del gran intelectual filadelfeño, con proyección nacional e internacional en el campo de la Filosofía, y escuchar pormenores de su importancia. Danilo Cruz Vélez fue una de las primeras personas que visité cuando llegué a Bogotá.

Su abuelo materno, don Antonio Vélez, acaudalado y controvertido personaje, apodado amistosamente Chachafruto, nacido en Salamina, fue una importante figura del diario acontecer de Filadelfia: en 1893 aparece designado en la junta para la ejecución y conducción del agua potable al lado del presidente del Concejo. La historia lo recuerda como uno de los primeros  constructores de vivienda de dos pisos en tapia pisada y teja de barro. De 148 viviendas urbanas en 1895 sólo 25  eran de estos materiales y únicamente 5 de dos pisos, entre ellas la de Don Antonio Vélez. Esa propiedad pasó a manos de Atanasio Ríos y luego, hasta la fecha, es ocupada como oficinas de la Alcaldía municipal. De esta casa dice Alberto Zuluaga Giraldo en su libro Filadelfia y su Historia: “Esta monumental mansión fue construida con las maderas más finas y hermosas encontradas en el suelo  filadelfeño, de las haciendas de El Jardín y El Pintado; su corte semejaba uno de los antiguos palacios a la usanza de los reyes más antiguos de las dinastías europeas… maderas seleccionadas bajo la dirección de expertos y escogidas de “cedro negro”, del más fino encontrado en estas latitudes”.

Danilo Cruz Vélez, Filósofo de la Universidad de Friburgo (Alemania),  fue alumno de los más grandes filósofos del siglo pasado en Europa: Husserl y Heidegger. Fundador del Instituto de Filosofía de la Universidad Nacional de Colombia, en 1946, donde ejerció la actividad docente hasta 1972. Decano de la Facultad de Humanidades y Letras de la Universidad de los Andes, durante 13 años. Miembro de la Academia Argentina de Ciencias y de la Societé Européenne de Culture.   Colaboró en diferentes medios, Revistas Mito y Eco, y en EL TIEMPO”. En sus libros se dedica al análisis de la Antropología filosófica, Filosofía Cultural y Metafísica y a escritores como Platón, Husserl, Nietzsche y Martín Heidegger.

Autor de varios libros de Filosofía, entre ellos: Nueva imagen del hombre y la cultura (1948) Filosofía sin supuestos: de Husserl a Heidegger (1970), El Hombre y el Ser, Capítulo de Filosofía… sobre Martin Heidegger, Nietzcheana (1972),  “Aproximaciones a la filosofía” (1977),  “De Hegel a Marcuse” (1981), “Nietzscheana” (1982), “La técnica y el humanismo” (1983), El mito del rey filósofo: Platón, Marx y Heidegger (1989), Tabula rasa (1991), “El misterio del lenguaje” (1995). Además un volumen de conversaciones con Rubén Sierra-Mejía publicado bajo el título “La época de la crisis” (1996).

En 1999 fue considerado, según encuesta del periódico El Tiempo, uno de los Cien personajes del siglo en Colombia, el número uno en el campo de la filosofía. Colaboró en revistas filosóficas como Latinoamericana de filosofía y Correo de los Andes.

Para mí  constituyó un placer, desde el punto de vista intelectual y humano, conocer personalmente al Doctor Danilo Cruz Vélez, y leer cuatro de sus libros, dos de ellos obsequiados personalmente y autografiados: Filosofía sin supuestos, 1970 (“Para el Ing Jesús Helí Giraldo este gran momento de ingreso a lo más grande de la filosofía del siglo XX, Danilo  Cruz  Vélez, Bogotá, Abril 6 de 2005”)  y El misterio del lenguaje, 1995 (“Para el Ing Jesús Helí Giraldo  con mi nostalgia del hermoso río Cauca. Danilo Cruz Vélez, Bogotá, abril 6 de 2005”).  Esas letras  surgidas de  sus propias manos constituyen un recuerdo muy valioso, de quien no descanso de  admirar sus conceptos filosóficos y su vida entregada al pensamiento y la cultura.

Falleció en Bogotá el 10 de diciembre de 2008. Importantes periódicos y medios de comunicación de Colombia lamentaron su partida.