16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sigue cayendo producción cafetera y peligran exportaciones, dice Minagricultura

22 de mayo de 2012
22 de mayo de 2012

Restrepo señalo que los pronósticos “no pintan nada bien” para el 2012, pues ya se van a ajustar cuatro años con baja producción, que cayó de 12 millones de sacos a ocho millones.

Restrepo advirtió que Colombia, que de tradicionalmente ha sido el segundo productor mundial de café, detrás de Brasil, ahora es superada ahora por Vietnam e Indonesia mientras que Perú y Etiopía le está pisando los talones muy de cerca.

El ministro señalo que en los últimos cuatro años se habrían perdido 16 millones de sacos con graves implicaciones para el ingreso cafetero y el posicionamiento del país en el mercado internacional.

Indicó que si bien la roya, la renovación, el invierno, tienen que ver con esta situación, señaló que el país no se puede conformar con esas explicaciones porque el hecho cierto es que “estamos trabajando cafeteramente a media máquina. Y esto le preocupa inmensamente al Gobierno nacional”.

Consideró que lo fundamenta,l para salir del atascón cafetero, es el programa intenso de renovación cafetera con variedades resistentes a la roya.

En ese sentido destacó los buenos resultados alcanzados en el 2011, periodo en el que se renovaron 117 mil hectáreas, pero manifestó su preocupación porque en el 2012 el programa no está teniendo el mismo dinamismo.

“El Ministerio de Agricultura empieza a ver con preocupación que en este año la renovación, por diversas razones, no está teniendo ni mostrando el mismo dinamismo que mostró en el anterior. Vemos una caída grande de todos los mecanismos financieros y crediticos que responden por la renovación”, señaló Restrepo Salazar.

“Nos inquieta mucho que la política central para recuperar producción, que es la renovación, no esté mostrando, al menos en este primer semestre, el mismo ritmo de dinamismo que mostró el año pasado. Eso hay que corregirlo y hay que analizar muy bien qué está pasando”, subrayó.

Pérdida de mercados

En su charla con los cafeteros, el ministro alertó por la pérdida de mercados externos para el café colombiano como consecuencia de su baja producción.

“Obviamente nuestra participación histórica en los mercados internacionales se empieza a ver deteriorada porque un tostador, que estaba enseñado a recibir una cantidad de café colombiano, no puede indefinidamente esperar más de cuatro años, con una proveeduría a media máquina. Si esto se prolonga, empezarán a darse sustituciones en las mezclas de los grandes tostadores de cafés, que usaban tradicionalmente el colombiano, por granos de otros orígenes”, previno el titular de la cartera agropecuaria.

Así las cosas, indicó el ministro, la caída en la producción no solamente es preocupante porque “aporrea el ingreso de la caficultura nacional sino que compromete también la buena participación, en el mercado internacional, del café colombiano”.

Contribución cafetera

En su encuentro con los cultivadores del grano, el ministro trató el tema de la contribución cafetera. Reiteró que no es un impuesto nacional, que es una parafiscalidad y que el Gobierno no ha utilizado un solo peso en asuntos diferentes a los cafeteros.

“No voy hacer una defensa o un ataque al tema de la contribución cafetera. Me parece que es la propia dirigencia cafetera la que tiene que salir y explicar y cómo ve y cuál es la lectura del tema”, afirmó el ministro.

Restrepo Salazar informó que hoy en día la contribución cafetera, como consecuencia de la caída de la producción y de las exportaciones, con las mismas reglas de juego, le genera a las finanzas de la organización cafetera colombiana, la mitad de lo que le generaba, por ejemplo, en el 2006.

En ese año, con el mismo porcentaje, la contribución generaba 200 mil millones de pesos y hoy en día no produce o genera más de cien mil millones de pesos.

Al destacar lo que ha hecho el Gobierno para apoyar a la organización cafetera del país, Restrepo Salazar señaló que ninguno le ha metido tanto el hombro financieramente como el del presidente Juan Manuel Santos.

El ministro reiteró que el Gobierno “está jugado a fondo con el bienestar de la comunidad cafetera” y seguirá ayudando hasta el límite de las posibilidades a los productores pero señaló que “eso comienza a mostrar limitaciones”.

Recordó que de cada cuatro pesos que se invierten en la actividad cafetera, tres los pone el Gobierno nacional.

Es decir que del total de la inversión de la organización cafetera, estimada en 400 mil millones de pesos anuales, de ellos 300 mil millones los aporta el Gobierno y de estos el 80 por ciento corresponden al Ministerio de Agricultura.

Seguro agropecuario

El ministro destacó, en su charla con los cafeteros, la importancia de proteger contra riesgos climáticos sus cosechas y en este sentido formuló un llamado a la Federación Nacional de Cafeteros para que considere la posibilidad de tomar una póliza colectiva para amparar, con el seguro agrícola, a toda la caficultura colombiana.

Recordó que el Gobierno subsidia hasta con el 60 por ciento, el valor de las primas que se generen por la toma del seguro agrícola. “Yo haría un llamado para que la Federación de Cafeteros considere, ojalá con más apremio del que hemos visto hasta el momento, darle una póliza colectiva de seguros a toda la caficultura colombiana. El Gobierno está dispuesto a apoyar hasta el 60 por ciento de los costos de esta prima para que podamos hacer realidad ese mandato que en tres oportunidades consecutivas han dado los congresos cafeteros”, subrayó el ministro.

El ministro concluyó su charla con los productores de café diciendo que la situación no es color de rosa pero tampoco es el apocalipsis.

“El Gobierno no le dará la espalda a los cafeteros y los seguiremos apoyando con esfuerzo descomunal”, anotó.