27 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Imputan cargos a seis de los cien militares involucrados en presuntos casos de «falsos positivos» en el Eje Cafetero

23 de mayo de 2012
23 de mayo de 2012

En la audiencia, el fiscal explicó que los hechos materia de investigación se registraron el 2 de septiembre de 2007 en la finca Campoamor, vereda La Ínsula, zona rural del municipio de Chinchina en el centro de Caldas, donde fueron asesinados los ciudadanos José Antonio Gonzales Ruiz y Carlos José López Trujillo durante la operación denominada Atenas por parte del Ejército Nacional, en el que los campesinos fueron presentados como muertos en combate porque pertenecían al parecer a grupos de paramilitares.

El fiscal aseguró durante la diligencia judicial que los dos campesinos fueron sacados con engaños de sus viviendas y luego trasladados al lugar de los hechos donde aparecieron muertos.

Entre los militares imputados por la Fiscalía están el coronel retirado Carlos Alfonso Suarez Ortiz, que le fueron atribuidos los delitos de homicidio en persona protegida, falsedad en documento público, concierto para delinquir en la modalidad de homicidio y peculado por apropiación.

Según la Fiscalía, el coronel para ese entonces comandante del batallón Ayacucho ordenó que se realizaran operaciones en la zona de Chinchiná donde se presentaron los hechos, además que al parecer se ofreció una recompensa de 2 millones de pesos por la información, que nunca se entregaron al informante e irregularidades en el informe del operativo, cabe recordar que el militar está detenido e investigado por otros hechos similares.

En la diligencia judicial también fue imputado el teniente activo Fidel Darío Reina Herrera. Los delitos que le imputaron fueron homicidio en persona protegida, falsedad en documento público y concierto para delinquir en la modalidad de homicidio, por ser, según la Fiscalía, el comandante del batallón que comandó la operación.

A los cuatro soldados profesionales restantes Francisco Restrepo Restrepo, Giovanni Jiménez Jiménez, John Henry Henao Cano y Jorge Eliecer Quintero García, la Fiscalía sólo les imputó el delito de homicidio en persona protegida.

Aunque en la audiencia los abogados de los militares Álvaro Aponte y Hermes Pérez no estuvieron de acuerdo con la imputación porque según ellos se violaban derechos fundamentales, la juez quinta penal de control de garantías avaló la imputación de la Fiscalía.

Los familiares de las victimas solicitaron que se haga justicia. María Caridad Ruiz, madre de José Antonio Gonzales Ruiz, uno de los asesinados, le dijo a Caracol Radio con lagrimas “mi hijo salió con engaños de la casa y luego nos contaron que lo habían encontrado muerto, esto es muy duro, pedimos que se haga justicia”.

El coronel retirado, el teniente y los cuatro soldados profesionales no aceptaron los cargos imputados por la Fiscalía. En las próximas horas se conocerá si se solicitará medida de aseguramiento para los militares.

Estos militares hacen parte de un grupo de 100 que están investigados por casos de ‘falsos positivos’ en la zona del eje cafetero por la ocurrencia de 50 muertes de civiles que al parecer luego fueron presentados como muertos en combate.