16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Compras a través de la Internet se favorecen con el TLC

22 de mayo de 2012
22 de mayo de 2012

Colombia eliminó los aranceles para cerca del 82 por ciento de los productos industriales de Estados Unidos y este lo hizo para la casi totalidad de los bienes colombianos, lo cual debe estimular el intercambio comercial con importantes beneficios para la población de los dos países.

Para el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, la eliminación de los aranceles que impone el TLC con Estados Unidos tendrá un impacto favorable en el bolsillo de los colombianos.

El funcionario enfatizó en que para equipos de tecnología, como computadores, televisores, tabletas, celulares, semiconductores y equipos científicos, Colombia se adhirió al Acuerdo de Tecnología de la Información de la Organización Mundial del Comercio, que obliga a desgravar estos productos.

No sobra advertir que muchos productos, sin importar su procedencia, tienen arancel cero, como los binoculares, telescopios ópticos o computadores portátiles de peso igual o inferior a 10 kilos, por lo que una compra electrónica solo hará la diferencia por la velocidad de la entrega y los menores costos del transporte.

La entrada en vigencia, el pasado martes, del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos coincidió con la divulgación de las cifras del comportamiento del comercio electrónico en América Latina en el 2011.

Según el vicepresidente Global de Productos de Visa, José María Ayuso, el comercio electrónico creció 42,8 por ciento en el periodo mencionado, hasta acumular 43.000 millones de dólares.

Colombia, de acuerdo con la misma información, participó con el 2 por ciento de esa torta, es decir, con 860 millones de dólares.

Ayuso comenta que las compras por Internet se dispararán cuando las tarjetas débito se utilicen masivamente como medio de pago en esta modalidad de comercio.

Más allá de superar asuntos relacionados con la seguridad de las transacciones y la aceptación generalizada de medios de pago, como la tarjeta débito, que son aspectos puramente tecnológicos, en principio la respuesta es afirmativa.