28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«Farc pueden sentarse a un proceso de paz»: militares liberados

4 de abril de 2012
4 de abril de 2012

El sargento Luis Alfredo Moreno, señaló que en los últimos años pudo ver un cambio de actitud y mentalidad por parte de los guerrilleros, “tal vez por los golpes recibidos por el Ejército”, que lo ha llevado a pensar y a meditar sobre una posibilidad muy viable de que en un futuro no muy lejano se sienten a negociar en un proceso de paz.

“Los golpes que han recibió las Farc los han hecho tomar una decisiones diferentes a su ideología. Ha cambiado el pensamiento”, manifestó el sargento quien estuvo privado de su libertad por 14 años, señalando que hechos como la operación Jaque y la baja de algunos de los máximos jefes guerrilleros han cambiado su mentalidad.

Para los militares liberados, uno de los momentos más duros durante su cautiverio fue el 25 de noviembre de 2010, cuando se enteraron del asesinato de cuatro de sus compañeros secuestrados a manos de las Farc.

“La noticia de la partida para siempre de nuestros hermanos. Ese día jugaba mi Santa Fe y prendí el radio y me enteré de esa fatídica noticia por radio. Para nosotros fue muy duro al saber que llevaban 12 y 13 años esperando la tan anhelada libertad, para poder compartir con sus familias, con su país con su Institución y todo eso se vio frustrado”, manifestó el sargento Luis Arturo Arcia.

“En caso de rescate nos los quitan muertos”
En un duro testimonio, el sargento Arcia aseguró que la mentalidad de las Farc era asesinar a los secuestrados si se presentaba alguna clase de rescate por parte de las Fuerzas Militares. “En el caso de rescate nos los quitan muertos o no nos los quitan”, era la mentalidad de la guerrilla.

Aseguró que en el marco de la Operación Camaleón, (junio de 2010), estuvieron a punto de ser liberados, puesto que los militares estuvieron a 500 metros, sin embargo también existió el miedo de que fueran asesinados por su captores,
Los soldados estuvieron encadenados por más de ocho años, en algunas ocasiones de parejas con grilletes en los brazos, las piernas, hasta que se llegó un nuevo comandante guerrillero al cambuche y “los trató con más respeto”.

La guerrilla sí está debilitada

Los seis policías que fueron liberados por las Farc contaron que desde su llegada a la selva hasta el día de su liberación lograron ver el debilitamiento de la guerrilla, por los fuertes golpes del Ejército, aunque reconocieron que no está derrotada.

Los hombres que hoy completan un día en libertad, recordaron que vivieron muchos momentos difíciles, en los cuales sus vidas corrieron peligro por los constantes bombardeos de la fuerza aérea contra los campamentos de la guerrilla.

El sargento mayor César Augusto Lasso dijo que «momentos críticos hubo muchos, de lo más insólito posible sentir el asedio de las tropas, de los aviones y tener que huir, eso es muy denigrante para uno».

Lasoo afirmó que «en el comienzo del cautiverio había una guerrilla fuerte que mostraba resultado, por eso estabamos en cautiverio, pero ahora, ellos no pueden escuchar un avión, porque ese es el pánico total, está debilitada, pero no está derrotada».
Al contestar si había visto civiles durante su cautiverio, Lasso aseguró que sólo vio a los políticos que fueron liberados.

A su turno, el intendente jefe Jorge Trujillo Solarte dijo que las Farc son una guerrilla debilitada, ya que antes duraban un año en un campamento y que en los últimos meses no permanecían más de dos días en un solo sitio por el acoso constante de la fuerza pública.
Y agregó que el grupo de los 10 liberados permaneció unido, aunque los separaron a tres de ellos durante varios días, para poder movilizarse mejor por la selva.

Sobre el intento de fuga frustrado que tuvo con José Libardo Forero, Trujillo afirmó que «ese día renunciamos a la vida, había que salir, o vivir o morir; cuando nos encontraron ahí les puse la cabeza para que me mataran, para qué alargarnos más la espera». «Si nos van a fusilar, fusílenos pero ya, pero no nos humillen más», añadió Forero.

José Libardo Forero habló sobre su nueva mascota, un sajino, y dijo que «en el cautiverio y en esa situación, hay muchas cosas que lo ayudan a uno a desestresarse y a llevar el tiempo sin contar los días ni las horas… se llama Josefo, es un marrano salvaje, veníamos en una marcha y encontramos los saínos… una guerrillera me dijo que si quería llevármelo y yo dije que sí».

Sin embargo, contó que la convivencia con el animal no fue fácil y que incluso, le mordió la frente por intentar acariciarlo. «Es difícil llevar una mascotica por tanta limitación de espacio y movimiento, y se lo dejé a Alan Jara, y me toca darle otras instrucciones sobre qué darle de comer».

Los liberados también se pronunciaron sobre el paradero de Luis Hernando Peña Bonilla, y dijeron no tener ninguna información, «en diciembre de 2001 nos separaron de Luis Hernando, lo sacaron del grupo en el que no encontrábamos, el día después se acabó la zona de distensión», relató Trujillo.

Y sobre Frank Pinchao, dijeron que se convirtió en un modelo para ellos, porque «quebró esa duda que había de que alguna persona que intentara volarse podría morir, y si él lo había hecho nosotros también lo podíamos hacer», afirmó Trujillo.

Por último, José Libardo Forero agradeció a todos los medios nacionales e internacionales por su labor informativa «gracias a ustedes es que conocemos un Blackberry, un Ipod, aunque aún no lo sabemos manejar; pero por lo menos nos dan temas para polemizar, les agradecemos a todos a Antonio José Caballero y a mi Policía y a mi general Naranjo».