28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Las voces de la Cumbre

14 de abril de 2012

No obstante las incrédulas expresiones de quienes han puesto en entredicho la relación costo-beneficio así como la utilidad práctica de las decisiones que se tomen en la Cumbre de Cartagena, hay que reconocer que a medida que pasan los días ha ido en crecimiento el interés por todos los foros paralelos de discusión que durante la presente semana se han realizado. Ahora la expectativa se centra en la declaración final que harán mañana los mandatarios asistentes a esta magna reunión.

Fue muy importante, por ejemplo, la cumbre de los actores sociales clausurada por el presidente boliviano Evo Morales. Fue el escenario donde se escucharon las voces de cerca de un millar de jóvenes, indígenas, trabajadores, afrodescendientes y sindicalistas. Todos ellos plantearon, desde cada una de sus perspectivas, diversas inquietudes, propuestas y recomendaciones que serán presentadas este fin de semana a los jefes de Estado.

Llamó la atención que desde un comienzo los 150 indígenas de 10 países del continente advirtieran claramente –luego de hacer un tributo a la hoja de coca como símbolo sagrado “de vida y no de muerte”– que no habían venido a La Heroica a bailarles a los presidentes americanos, sino a exigir respeto y aceptación a su sistema de justicia especial y el reconocimiento a sus saberes y tradiciones como parte integral de América. Por su parte, cerca de 300 líderes juveniles latinoamericanos hicieron sentir su voz durante el III Foro de Jóvenes de las Américas.

Ellos analizaron aspectos clave relacionados con educación, seguridad, medio ambiente, drogas y otros temas fundamentales para el desarrollo del hemisferio.

Durante el Foro de los Trabajadores, diversos líderes sindicales coincidieron en que estos espacios no pueden ser un “muro de las lamentaciones”. Dijeron que el sindicalismo debe pasar de las palabras a las acciones para tener una sociedad más justa y equitativa, y convocaron a la defensa de sus derechos sindicales. Algunas voces de los trabajadores hasta se atrevieron a pedirle al presidente Obama frenar el TLC con Colombia “por falta de garantías laborales” en el país.

Paralela a estos foros, se cumplió la Cumbre empresarial, que congregó a más de 700 magnates de 622 compañías que operan desde Canadá hasta Argentina. Sus discusiones giraron alrededor de la globalización y el desarrollo, el papel de la mujer en la política y los negocios, y la identificación de oportunidades donde los sectores público y privado puedan unir sus esfuerzos para fomentar la inversión, combatir la pobreza y mejorar la calidad de vida en América Latina y el Caribe.

De enorme impacto fue la presencia de Shakira, la voz cantante de la Cumbre, quien exhortó a los casi 10 mil participantes en la Cumbre de Cartagena a volver sus ojos hacia la protección de la niñez a través del fortalecimiento de los sistemas educativos y la positiva transformación de sus condiciones de vida.

Editorial/El Heraldo