27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Cuidado con la joya de la corona!

28 de abril de 2012
28 de abril de 2012

Sería muy malo para la primera empresa del país que la dirigiera quien dejó en malas condiciones a la Federación Nacional de Cafeteros: no solo vendió como franquicia a unos particulares el nombre y emblema mundial de Juan Valdez que había acuñado la Federación en un largo proceso iniciado por don Arturo Gómez Jaramillo y su concuñado don Leonidas Londoño y Londoño sino que por primera vez en la historia facilitó la intromisión del anterior gobierno para no elegir sino nombrar a dedo al actual gerente de esa agremiación, Luis Genaro Muñoz,  porque incluso el mismo Silva no tenía tradición cafetera.

Desde la desaparición de los grandes dirigentes cafeteros Arturo Gómez Jaramillo, Leonidas y Fernando Londoño Londoño, el gremio ha venido dando tumbos y perdiendo su importancia no solo para el desarrollo rural que lograron los campesinos de las zonas cafeteras sino que  perdió el carácter de agremiación de productores, motor de la economía y del empleo  y se convirtió en una entidad más del Estado.

Ecopetrol, a su vez, tiene el mal antecedente de otro “Hombre de negocios” como Isaac Yanovich, quien la dejó al borde de la más grave crisis porque en su afán de liquidar la dirigencia sindical abusiva, arremetió también contra los profesionales especializados en cada una de las actividades de la empresa, hasta dejarla sin el talento humano que la propia Ecopetrol había preparado en el país y en el exterior con altos costos pero con inigualables perspectivas para la búsqueda, producción y procesamiento de hidrocarburos colombianos.

Yanovich (y nadie averiguó lo suficiente) llegó a tener una nómina paralela en Ecopetrol de más de tres mil profesionales jóvenes, sin experiencia, que antes de evidenciar esas falencias se retiraban llevando  consigo en su hoja de vida y como suma de experiencia “haber trabajado en Ecopetrol”.

En el tiempo de Yanovich el talento humano fue jubilado a un alto costo para la empresa que después tuvo que contratar la prestación de los servicios, en calidad de particulares, de los mismos profesionales que había jubilado. Para los citados ciudadanos preocupados, Silva le sería más útil al presidente Santos (haría menos daño) si lo pusiera en una de las secretarías de Palacio.

Ecopetrol es el único bastión que le queda al Uribismo en el gobierno del presidente Santos. En los primeros meses en la actual administración no prosperaron los esfuerzos del entonces ministro de Minas, Carlos Rodado Noriega, para tratar de cambiar al presidente de la petrolera, Javier Genaro Gutiérrez Pemberty. Tampoco ha tenido éxito en tal  empeño el nuevo ministro, Mauricio Cárdenas Santamaría.

El presidente de la junta directiva de la compañía, Fabio Echeverri Correa (exconsejero presidencial de Uribe) no es partidario de un relevo en la cabeza de la más importante empresa del país.

Según el senador Jorge Enrique Robledo, no todo es color de rosa en Ecopetrol. La empresa perdió $810.000 millones de pesos en operaciones financieras especulativas de cobertura  y mal ejecutadas que afectan a la Nación y a los accionistas privados. Para Robledo, los ganadores son algunos bancos internacionales de baja calificación, situación que debe ser investigada por la Contraloría.

La apostilla: En un debate en la Comisión Quinta del Senado, en el que se denunciaron las cuantiosas pérdidas de Ecopetrol (que no fueron puestas en conocimiento de la reciente  asamblea de accionistas) el ministro de Minas, Mauricio Cárdenas,  felicitó, sin ruborizarse, a los funcionarios responsables de Ecopetrol.