1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El baile de los monstruos

9 de abril de 2012

pacho galvis¿Por qué recordar ahora al vil sujeto, ya de 77 años, condenado inicialmente a muerte en la cámara de gas, pero que, por aquellas cosas curiosas de los sistemas judiciales, sigue preso desde hace 41 años?

Porque para el 11 de abril está prevista una vista judicial que lo ha hecho de nuevo visible, para definir una vez más sobre la solicitud de libertad condicional, que seguramente le será negada. El engendro, en todo el tiempo no ha dado muestras del más mínimo arrepentimiento y, al contrario, como lo muestra su actual aspecto, todo en él es ‘mezquino, sucio, forajido y malo’, conforme lo dijo en una entrevista publicada el año pasado por la revista Vanity Fair, y porque este hecho nos retrotrae a personas de esos tiempos a todo el horror de aquellos días, no los únicos, porque después hemos asistido como espectadores a muchos otros acontecimientos pavorosos de ese mismo pelaje criminal, más allá de las fronteras y más acá también.

A mi generación y a las siguientes nos ha tocado vivir un mundo provocador, enormemente convulso y tan manchado de sangre, que a veces como que perdiéramos la capacidad de asombrarnos y reaccionar ejemplarmente ante la perversidad de  los inicuos, de bandas y bandidos, pero ante todo por la amnesia generalizada que de siempre ha padecido el género humano.

En lo más profundo del oscuro y abrasador Averno debió reservar Dante Alighieri un lugar donde el renegado esté reuniendo a todos los malhechores de este mundo, sin duda entre ellos Hitler, Kim Il Sung, los jemer rojos, el “reverendo” Jones, “tirofijo”, “reyes”, “jojoy”, “cano”, a la espera de Charles Manson y de otros más que seguirán, para entonces llevar a escena el baile los monstruos, previo al ardido eterno, bajo los acordes de la filarmónica infernal del canallaje de desleales e ingratos.

Por bastante de todo lo anterior es que no se me hace gracia que haya gente que ande mandándole besos e inmerecidos cumplidos a las FARC por las recientes liberaciones y ni un solo proporcionado reproche por todos los civiles y militares y policías muertos a sus manos en situación de sevicia, indefensión, a mansalva y sobre seguros, por tanta viuda y tantísimos huérfanos.

Son cosas de la “social bacanería” del altiplano y del fracasado “mamertismo” criollo, que no conocen de compasión y repudio por los millares de inocentes que han sido esclavizados, desaparecidos, asesinados, secuestrados, despojados.

Tiro al aire: corre profusamente por internet un comunicado de quienes dicen llamarse “Indignados políticos” en el que, entre otras cosas se dice, que “… el oponente de un gobernante no es un ilegal; es un contradictor, un actor positivo para la democracia…”. Sinceras gracias a los autores por lo que conmigo toca.