26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Caldas el gran ausente

22 de abril de 2012

uriel ortiz¿Se olvida el doctor Guido Echeverri, que la cultura es la antesala del desarrollo de los pueblos, y que mostrar al mundo toda la gama de su intelectualidad, es abrir las puertas al progreso de los mismos, y el despertar de la inversión extranjera?
Nuestro Departamento con cada uno de sus municipios, tiene toda una tradición de intelectuales en diferentes culturas, de la cual nos debemos sentir muy orgullosos todos los Caldenses, puesto que han sido impulsores y pioneros de obras que directa o indirectamente a través de las ventanas abiertas a la intelectualidad, son promotores de grandes iniciativas. Pretender ocultar esta realidad o esconderla, riñe con la falta de gestión y el complejo de pobreza que se está apoderando a pasos agigantados de la actual gestión administrativa.
No olvidemos, que Caldas, junto con Quindío y Risaralda, fue proclamado Patrimonio Turístico de la Humanidad y que este solo hecho, con un poco de visión,  bastaría para haber organizado un escenario Cultural agro – turístico para ser expuesto en la Feria Internacional del Libro que actualmente se celebra, con el objeto de atraer iniciativas hacia las regiones mencionadas.      
Los simposios internacionales que se celebran en la capital de la República, son el primer peldaño para acceder con nuestros productos a los mercados internacionales. ¿Cómo pretendemos abrir espacios a los Tratados  de Libre Comercio, especialmente con el de los Estados Unidos,- que entra en vigencia a partir del próximo 15 de mayo-, si  nuestros Gobernantes no tienen la suficiente visión y agresividad para traspasar las fronteras internacionales?
Considero que para corregir todos estos errores, es indispensable aprender a ejercer el sentido de pertenencia, valorando lo nuestro, e impulsar nuestra cultura Caldense como un verdadero legado, que lamentablemente se encuentra acumulado en la Capital de Caldas y sus Municipios. Cada uno de ellos, hace gala de señorío intelectual, pero, lamentablemente la falta de visión de sus gobernantes los tiene condenados al ostracismo y muy pronto a su desaparición.
No olvidemos que la memoria de los pueblos reposa en sus valores intelectuales y culturales, son ellos, quienes moralmente deben ser sus promotores y difusores autorizados, para evitar distorsiones, que muchas veces por sus malos manejos, se convierten en errores históricos, que posteriormente echan raíces con lamentables resultados hacia el futuro.

[email protected]