25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Bogotá tendrá una flota de buses de transporte público amigable con el medio ambiente

21 de abril de 2012
21 de abril de 2012

El proyecto liderado por TransMilenio y el Consorcio Express del Futuro cuenta con la supervisión de la Secretaría de Movilidad y el respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el C40 Iniciativa Climática Clinton.

Los vehículos de tipología eléctrica e híbrida (eléctrico – combustible)  tienen como objetivo reducir la contaminación ambiental producida por la emisión de gases nocivos para la salud humana.

Carlos García, gerente de TransMilenio (TM), resaltó la importancia de las pruebas que inician el próximo lunes 23 de abril.  “Estas pruebas nos van a marcar una ruta en materia de operación en tiempo real.  Veremos las condiciones de desempeño y analizaremos la eficiencia en ahorro del consumo de combustible, además de la reducción de materiales particulados como el CO2, para compararlos con las tecnologías Euro 4 y Euro 5 de los buses tradicionales de TM.

Sobre la alimentación eléctrica, García dijo que “la recarga de los buses eléctricos va a estar distribuida a lo largo de la ciudad en los 10 portales de TM y en los 40 o más terminales cuando opere el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).  La alimentación de energía está garantizada, a través del sistema eléctrico de Bogotá que es bastante robusto”.

En materia de costos, el gerente de TransMilenio indicó que “dentro de las estimaciones que hemos hecho se ha considerado que la ciudad podría llegar a invertir unos 400 mil millones de pesos en el proyecto de renovación de buses en la ciudad. A mediano plazo, compraremos 150 buses para formar parte de la flota general de la ciudad bajo este esquema de tecnologías limpias y a largo plazo llegar a todo el sistema de transporte de la ciudad  (12 mil buses).    

García señaló que el cambio de los buses se hará de manera gradual y serán los operadores de transporte los que adquieran estos buses dentro de la reposición de flota.

La implementación de buses con tecnologías limpias para el sistema de transporte tiene como objetivo principal la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.  En la actualidad, solo dos países realizan pruebas de esta índole Brasil y Colombia. La vida útil de los vehículos tipo híbrido está en 15 años por la reducción de vibración, ruido, y esfuerzo del motor, mientras que para los buses eléctricos es de 20 años.

Cifras en Brasil (híbrido):
Reducción consumo de combustible 38  %
Reducción de emisiones contaminantes en hidrocarburos 60%
Reducción de emisiones contaminantes en Óxido de Nitrógeno 60 %
Reducción de emisiones contaminantes Co 65%
Reducción de emisiones contaminantes de partículas 70 %
Reducción de emisiones contaminantes Co2 21%

Algunas ciudades del mundo que usan sistema masivo con tecnologías limpias:
Nueva York, Los Ángeles (USA)
Vancouver (Canadá)
Londres (Inglaterra)
Bonn (Alemania)
Copenhague (Dianamarca)
Estocolmo (Suecia)
Changsha (China)