28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Universidad Nacional de Manizales estudia obtención de antioxidantes con frutas colombianas

4 de marzo de 2012
4 de marzo de 2012

La idea de Ivonne Ximena Cerón Salazar, estudiante de doctorado en Ingeniería énfasis Automática de la Sede Manizales, es utilizar estas frutas de la biodiversidad colombiana que no han sido muy estudiadas para extraer carotenoides y antocianinas (sustancias antioxidantes), las cuales tienen propiedades anticancerígenas, antitumorales y en general presentan beneficios para la salud.

Hasta el momento se han realizado las caracterizaciones, las pruebas de pre tratamiento y algunas simulaciones, donde se ha encontrado que la mejor opción para obtener los antioxidantes es la liofilización.

Asimismo se ha evidenciado que las frutas amazónicas naikú y copo azul, tienen muchísima capacidad antioxidante por sus compuestos fenólicos los cuales son desaprovechados porque se cultivan poco, además podrían ser de gran valor agregado económico para las comunidades indígenas donde se siembra.

Procedimiento
Inicialmente se realizó la caracterización de las materias primas que consistió en conocer el contenido exacto de sus componentes (cascara, pulpa, semillas) para saber cuáles se pueden extraer y realizar un aprovechamiento integral.

En esta fase se hizo la caracterización de la humedad, de las cenizas, de los azucares, de las proteínas, entre otras.

Posterior a este paso se está adelantando el pre tratamiento y aún está en desarrollo la etapa de extracción, concentración y purificación, en los cuales se evaluarán diferentes metodologías.

“Para el pre tratamiento se utiliza el secado por liofilización que consiste en llevar la materia prima a temperaturas muy bajas y al vacío, de esta manera se conservan las propiedades de los antioxidantes. Los otros procedimientos que se evaluarás son el secado a la sombra (tal como se hace con el café), y en un horno a temperaturas no superiores a 45° Celsius, porque con mayor calor los compuestos se degradan. Igualmente se analizará el pre tratamiento sin necesidad de secar”, explicó la investigadora.

Después se procederá a evaluar la extracción del antioxidante en dos métodos, por solventes con y sin toxicidad como el etanol y el hexano respectivamente, y a través de la técnica de fluidos supercríticos que utiliza dióxido de carbono a altas presiones y bajas temperaturas para no afectar la calidad del material.

Luego vendrá el tratamiento de concentración de los extractos, primero se purifican utilizando un equipo de ultrafiltración y se concentran utilizando tecnologías como secado por aspersión donde se encapsulan las moléculas de antioxidante que se obtienen en forma de un polvo.

También se hace por rota vapor a bajas temperaturas y bajas presiones para evaporar el solvente y reunir los antioxidantes en forma líquida.

Finalmente se evaluará la capacidad para obtener el antioxidante en cada tecnología y saber cuál es la mejor en términos económicos y ambientales y con la que arroje mejores resultados se realizará el tratamiento experimental.

Este trabajo es desarrollado con el Grupo de Procesos Químicos Catalíticos y Biotecnológicos, dirigido por el profesor Carlos Ariel Cardona.