8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sin tregua contra las Farc

27 de marzo de 2012
27 de marzo de 2012

El lunes en la madrugada, aviones de la Fuerza Aérea bombardearon un campamento del frente 7º de las Farc en cercanías de la vereda El Silencio, Vistahermosa, en la conflictiva región del Ariari. La ‘Operación Armagedón’ dejó como resultado 36 subversivos muertos y cinco detenidos.

Aún continúa la identificación de los cuerpos, pero había trascendido que entre ellos estaría Nelson Robles, integrante del Estado Mayor del Bloque Oriental (Embo); Freddy Cigadillo, del frente 52, y alias Willintong, señalado comandante de la compañía móvil Ismael Ayala de las Farc y segundo de alias Romaña. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, declaró que al menos “tres cabecillas de diferente nivel” murieron en este operativo efectuado contra un campamento en el que se encontraban integrantes de la columna móvil Abelardo Romero.

La ofensiva militar hace parte de la estrategia del gobierno Santos denominada ‘Espada de Honor’, el plan de guerra que busca neutralizar las estructuras de la guerrilla. Hace una semana, en Arauquita (Arauca), cayeron en un bombardeo 32 guerrilleros del frente 10º. El presidente Juan Manuel Santos resaltó la ofensiva del Estado, “lo que evidencia que no vamos a parar contra estos grupos (…). Quiero felicitar al Ejército, la Fuerza Aérea, la Policía y la Armada porque fue una operación totalmente coordinada. Vamos a analizar la situación de seguridad en el departamento para mejorar las condiciones”.

Queda claro que el gobierno Santos, como ya lo dijo el jefe de Estado, mantiene con una mano su intención de lograr la paz, pero con la otra no da tregua para seguir avanzando en la consolidación de operativos contra las Farc. Justamente esta semana se deben resolver los detalles de la liberación unilateral de los últimos secuestrados de la guerrilla denominados como canjeables. Según las autoridades, una vez concluido el bombardeo, a las 2:30 de la madrugada, la Fuerza de Tareas Omega desembarcó en la zona y encontró una ametralladora, 31 fusiles y ocho granadas, al igual que equipos de cómputo.

Los capturados, dos hombres y tres mujeres, fueron puestos a órdenes de las autoridades para su judicialización, luego de recibir asistencia médica. Entre tanto, expertos del CTI de la Fiscalía adelantan la identificación de los cuerpos sin vida de los guerrilleros, que fueron trasladados a la base militar de Apiay, en Villavicencio. El ministro Pinzón agradeció “el trabajo de soldados y policías de Colombia, siempre trabajando para darle resultados al país, para darle oportunidades de futuro y prosperidad”, y agregó que la operación sigue en desarrollo y que ningún integrante de la Fuerza Pública ha resultado herido.

El presidente Santos siguió paso a paso el resultado de este certero golpe mientras asistía a un consejo de seguridad en Villavicencio con alcaldes del departamento del Meta. El Bloque Oriental, que hasta septiembre de 2010 comandaba el Mono Jojoy, pasó de ser una estructura sólida, con casi 4.000 guerrilleros, a un cuerpo fragmentado que no reconoce ni la misma jerarquía ni ascendencia a su nuevo líder, alias Mauricio o El Médico, le dijeron a este diario fuentes de la cúpula militar.

Por lo pronto, las cuentas de la Fuerza Pública indican que han sido capturados 264 guerrilleros y 217 más se han desmovilizado en los primeros tres meses de este 2012. Un balance estratégico para el gobierno Santos en momentos en los que, como reveló El Espectador en su edición del domingo pasado, comienzan a barajarse propuestas de paz mientras la consigna de las autoridades sigue siendo la misma: no bajar la guardia ni un segundo.