2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Millonarios tampoco pudo con Real Cartagena

4 de marzo de 2012
4 de marzo de 2012

Donal Millán abrió la cuenta en el marcador para la visita (m. 34) y fue Ignacio Ithurralde (m. 45+3) el que evitó un resultado peor para el equipo bogotano.

Y es que Real Cartagena no sólo llegó al Nemesio luciendo un nuevo uniforme sino también una actitud diferente a la mostrada en las cinco primeras jornadas.

Mario Venemerack montó una ‘muralla rosa’ por delante del arquero Ricardo Santana con la cual Millonarios se estrelló una y otra vez durante todo el partido.

Los heroicos apostaron al resguardo para salvaguardar el oxígeno en sus pulmones, pero también tuvieron la inteligencia suficiente para poner en aprietos a la defensa ‘millonaria’.

Millán, César Arias, Rafael Castillo y Óscar Castillo fueron los encargados de aprovechar los balones que fácilmente recuperaba Cartagena en su campo, para entonces crear peligro en el arco de Nelson Ramos.

Media hora de juego había pasado y Millonarios poco riesgo había creado, mientras que Cartagena era más efectivo las pocas veces que animaba en ataque, pero aún el marcador no se había inaugurado. Un cabezazo desviado de Ignacio Ithurralde y un remate frustrado de Ómar Vásquez era el saldo de los locales contra un remate al palo de la visita.

A los 33 minutos un largo despeje de Humberto Mendoza desde su área sobró una errática defensa ‘albiazul’ y cayó manso en los pies de Millán quien sin problemas abatió a Ramos.

Juan Esteban Ortiz llegó desde el banco para equilibrar el mediocampo y Millonarios se fue en busca del empate, pero fue muy difícil atravesar con solvencia el mar de piernas cartageneras.

Ya con el primer tiempo en sus últimos minutos, Santana se lució con una atajada que evitó el tercer tanto de Humberto Osorio Botello en el torneo. Pero el tiro de esquina que propició el cabezazo del ‘9 millonario’ permitió la reivindicación del defensa uruguayo Ithurralde, quien ganó a todos en el salto y envió el último balón del primer tiempo al fondo de la red.

Con la tranquilidad de haber conseguido el empate antes del entretiempo, Millonarios no se quiso apresurar en el complemento y quiso con paciencia e inteligencia derribar una vez más la muralla heroica, que al final terminó siendo un muro de lamentos para los de Bogotá.

Y todo porque pese a tener nuevamente tres hombres de ideas ofensivas en el campo de juego, el ataque del equipo capitalino se convirtió en un trabajo de fácil control para los veteranos Mendoza, Gonzalo Martínez, Hayder Palacio y compañía.

Con un solo delantero quedó Millonarios en la cancha, pero Erick Moreno volvió a demostrar que no es ni la sombra del otrora complemento ideal del goleador Edison Toloza. El de Quibdó volvió a errar una y otra vez disparos a puerta que antes eran celebraciones habituales de gol.

Cartagena renunció al ataque en bloque, apostó por el contragolpe y hasta pudo llevarse la victoria de no ser por el siempre oportuno Ramos, mientras que Millonarios se desesperó, se impacientó y se tuvo que ir a las duchas en medio de los insultos de la afición.

3-1: Boyacá Chicó se aprovechó de la crisis del Cali

Dos equipos necesitados de resultados llegaron a este partido en el estadio La Independencia de Tunja. Los locales en busca de su segunda victoria en el campeonato para abandonar la parte baja de la tabla, mientras que los dirigidos por Rubén Darío Insúa tenían la obligación de sumar y convencer a los directivos caleños, quienes ya sienten que el proyecto del argentino se está hundiendo.

Los primeros 15 minutos del compromiso fueron todos para el Boyacá Chicó, que presionó al Deportivo Cali en su terreno y con la media distancia de James Castro inquietó la portería de Faryd Mondragón, quien voló de palo a palo para evitar la caída de su puerta en dos oportunidades.

Sin embargo, los ‘azucareros’ en una jugada aislada de tiro de esquina, al minuto 19, llegaron a la anotación. El arquero Carlos Abella se equivocó en la salida y el rebote le cayó a Félix Micolta, quien sólo tuvo que ponerle el pie al balón para abrir el marcador.

De ahí en adelante, los dirigidos de Insúa se recostaron en su campo y esperaron a los locales, que tomaron la iniciativa y se volcaron sobre el arco de Mondragón hasta que James Castro, a los 31 minutos, con un potente misil derrotó al arquero vallecaucano.

En la segunda mitad el partido decayó en emociones y opciones de gol, aunque Boyacá Chicó aprovechó las dos que creó para llevarse los tres puntos.

La primera al minuto 51, tras un centro de costado de Diego Chica al que José Correa, con un sostenido dentro del área, llegó y cabeceó para el 2-1.

Sobre el minuto 84, Alfredo Padilla, quien entró en el segundo tiempo, sentenció la cuenta luego de una jugada colectiva de Alejandro Maecha y Edwin Móvil, que cayó en sus pies y con un puntazo abajo decretó el 3-1.
Con esta victoria, Boyacá Chicó llegó a ocho puntos y se metió en el grupo de los ocho, mientras que Deportivo Cali se quedó con cuatro unidades y ahora la suerte del entrenador Rubén Darío Insúa es incierta.

Rubén Darío Insúa ya no es el técnico del Deportivo Cali

Por los malos resultados y la derrota 3-1 ante Boyacá Chicó,  los directivos del club ‘azucarero’ habrían tomado esta decisión, que será oficializada el domingo.

El estratega llegó a la sexta fecha de la Liga Postobón con la obligación de sacar un buen resultado en Tunja frente a los dirigidos por Alberto Gamero, pero su equipo jugó mal y se fue con una triste derrota, que significó su salida del equipo vallecaucano.

Los directivos del Deportivo Cali ya están en busca de un nuevo estratega y ya suenan los nombres de Julio Comesaña, quien depende de un arreglo con la Federación Colombiana de futbol, y Leonel Álvarez.
Rubén Darío Insúa llegó al club ‘azucarero’ el 28 de septiembre de 2011 y en la Liga Postobón dirigió 15 partidos, de los cuales ganó cinco, perdió siete y empató tres.

Envigado 2-0 Patriotas

Con tanto de Yulián Mejía y otro del goleador John Córdoba, los dirigidos de Pedro Sarmiento lograron su segunda victoria consecutiva y completaron 25 partidos sin perder en el Parque Estadio.

Los dos equipos llegaron a la sexta fecha con ocho puntos en la Liga Postobón, pero la diferencia de gol favorecía a el equipo paisa, que venía con aire en la camiseta luego de derrotar al Junior, actual campeón del rentado colombiano, 2-1.

Por su parte el equipo Boyacense venía de sellar un frío empate sin goles con el Pasto en el estadio la Independencia.

El partido inició con llegadas del Wilson Carpintero sobre el arco defendido por Carlos Chávez, pero una defensa bien parada impidió cualquier intento de gol.

La respuesta de los visitantes no se hizo esperar, las opciones de gol creadas por Luis Omar Valencia se presentaron, pero una de las figuras del partido, Jimmy Schmitd, mostró su seguridad en cada intento de los visitantes por abrir el marcador.

Los primeros 45 minutos mostraron a un Envigado, que con su afán de ponerse adelante en el marcador, intentó pasar de media cancha, pero Miguel Augusto Prince presentó un esquema táctico con cinco hombres de refuerzo en la mitad del campo.

Un primer tiempo cerrado en el que ninguno los dos equipos logró jugar en área contraria, terminó con el pitido de Francisco Peñuela al minuto 47.

La necesidad de los locales por escalar posiciones en la tabla fue el incentivo de los ‘naranjas’ para salir al gramado del Parque Estadio por la victoria, en el segundo tiempo.

Muy temprano, al minuto 47, una jugada que inició Neyder Morantes terminó en los pies de Yulián Mejía, quien soltó un potente disparo de media distancia al palo derecho de Carlos Chávez para poner a celebrar a los asistentes del partido y darle un poco de tranquilidad al profesor Pedro Sarmiento.

El golpe anímico para los dirigidos por Prince, fue letal, la fuerza que mostraron en la mitad del campo en el primer tiempo, desapareció.

Los ‘naranjas’ continuaron inquietando el arco boyacense, pero la suerte no puso en peligro a Patriotas, hasta el minuto 70, cuando apareció el goleador del equipo, John Córdoba, quien aprovechó un error defensivo y definió de buena manera frente a la humanidad de Carlos Chávez. Con este tanto el atacante sumó su quinto gol en seis partidos jugados.

Los quince minutos restantes fueron de trámite, las reiteradas faltas por parte de los dos equipos trancaron el desarrollo del partido, el cual se sentenció una clara victoria del equipo ‘naranja’ que le permite ubicarse en los primeros puestos del torneo con 11 puntos.

Por su parte el equipo de Miguel Augusto Prince, continúa con el fantasma del descenso encima y tendrá que sumar puntos tanto de local como visitante.

En la séptima fecha, Envigado visitará a Santa Fe, mientras que Patriotas recibirá al complicado Junior.