25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La justicia al garete

1 de marzo de 2012

uriel ortizSencillamente este fallo puede interpretarse como una cuenta de cobro de las mafias incrustadas en los altos poderes del Estado, debido a que fueron muchos los callos que pisó tan acuciosa y honesta funcionaria, que iba a la vanguardia de depurar la administración de justicia en todos sus niveles.

Basta con mirar lo que está ocurriendo con el Acto Legislativo de Reforma a la Justica: las Altas Cortes se retiraron de su debate y trámite en el Congreso, simplemente porque llegó la hora de decirles basta ya, y no abusen más de la dignidad de sus cargos como Magistrados.    

¿Será que los “Honorable Magistrados” de las Altas Cortes, tienen cargos de conciencia y les da temor que en los debates de  Reforma a la Justicia, salgan a relucir muchas de sus inequidades y flaquezas? ¿Será que alguien los tiene secuestrados jurídicamente, por fallos amañados o de favorecimientos? ¿Oh será que se creen tan honestos y tan pulcros que quieren independencia absoluta y prefieren presentar su propio proyecto legislativo? ¡Qué peligro Dios mío!

¿Porqué los ciudadanos tienen que sufrir todos estos escándalos que se ciernen por parte de quienes como Administradores de Justicia deben dar ejemplo de pulcritud y de grandeza?

Corresponde con urgencia al Señor Procurador investigar, para saber qué es lo que está pasando al interior de los tres Poderes Públicos, respecto al Proyecto de Ley de Reforma a la Justicia. Todos tienen la obligación de explicar al País, el porqué la armonía y colaboración entre los mismos, ordenada  por la Constitución, ha volado en mil pedazos.  Las desavenencias que se presentaron en las últimas semanas del 2011, y el fallo politiquero que acaba de proferir contra la Fiscal, el Consejo de Estado, son un campanazo de alerta, que pone en grave peligro la ya malherida y tardía administración de justicia y la estabilidad democrática del País.  ¿Qué se esconde detrás de todo esto? El País tiene derecho a saberlo.

El Artículo 113 de la Constitución Política, dice muy claramente en su último párrafo: “Los diferentes Órganos del Estado tienen funciones separadas, pero colaboran armónicamente para la realización de sus fines”. Esto quiere decir que, con su comportamiento, están violando flagrantemente la Constitución Política. Sea quién tenga la razón, estos enfrentamientos son de suma gravedad. No puede haber hacia el futuro una pronta y confiada justicia, si quienes la van a ejecutar, no gozan de la confianza ciudadana.  

¿Pero porqué se retiraron? En los diferentes mentideros políticos y reuniones sociales, se tejen diversas hipótesis:
1º- Se dice que, desde hace varios años, tienen mucha concentración de poder y que es preciso que el Legislativo entre a dosificarlo de acuerdo a las funciones específicas de cada una de ellas.

2º- Se dice también que, tienen poderes omnímodos y que por lo tanto hay que aterrizarlas para que se concreten únicamente en las funciones establecidas por la Ley para cada caso en particular.
3º- Se dice que, entre los “Honorables Magistrados”, existe tráfico de influencias, para hacer nombramientos de sus familiares, en muchos casos de sus esposas o compañeras, dentro de las mismas cortes u otras entidades del Estado.

4º- Se dice que, el carrusel de los magistrados auxiliares, que logran pensionarse con solo unos meses de servicio en una de las Altas Cortes, con salarios que sobrepasan los quince millones de pesos;  sus padrinos son los Magistrado Titulares, ¿a qué precio y porqué?
5º- Se dice que, los “Honorables Magistrados”, gozan de una cantidad de prebendas, que es preciso someterlas a revisión, con el fin de dejarles las que realmente se ajustan a la Ley.

Existen otra serie de rumores de mayor gravedad, que de comprobarse, enlodaría a buen número de Magistrados que no es del caso mencionar, puesto que corresponde a los Organismos de Control, investigar con todo el rigor de la Ley.   

Esperamos que este lamentable fallo, pueda corregirse en el menor tiempo posible para que la administración de Justicia regrese a su normalidad. Pero, han de saber los Magistrados que votaron en contra que, en el corazón de la mayoría de los compatriotas existe la creencia que fue un fallo amañado y politiquero, que no corresponde la realidad jurídica del momento en que se hizo la elección.   

[email protected]