5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Golpe al corazón de las bandas criminales en Antioquia

26 de marzo de 2012
26 de marzo de 2012

“Arboleda”, como se le conocía al interior de la organización delincuencial encabezada por los hermanos Dairo Antonio y Juan de Jesús Úsuga David (este último abatido en operación policial del 1 de Enero de 2012 en Acandí, Chocó), además de liderar las actividades armadas de la bacrim, dirigía todas las acciones extorsivas, intimidatorias y de narcotráfico del grupo emergente en el Nordeste Antioqueño y el Magdalena Medio.

Alias “El Cucho”, como también le decían sus jefes y subalternos, se había refugiado en la vereda Campo Alegre del mencionado municipio de Segovia, donde en compañía de otros 12 delincuentes encargados de su seguridad, cumplía las instrucciones de alias “Otoniel” y manejaba una estructura de al menos 85 criminales con presencia en varias localidades de esa región.

Arboleda Garcés, de 45 años, fue sorprendido por comandos especiales del GRATE, los LOBOS y los hombres JUNGLA, quienes hacia las 6 de la mañana de este sábado coparon la propiedad, en ese momento custodiada por este individuo y dos miembros del primer anillo de su esquema. No obstante las acciones disuasivas de ablandamiento realizadas desde los helicópteros de la Policía Nacional, alias “Arboleda” intentó resistir la ofensiva, al punto que abandonó la casa en la que se encontraba y empuñando una pistola Five Seven disparó contra las aeronaves, siendo alcanzado en la reacción de los uniformados.

Jorge Iván Arboleda, quien fue cabecilla del Bloque Metro de las Autodefensas y a partir de 2007 pasó a encabezar las llamadas Autodefensas Gaitanistas, creadas por Daniel Rendón Herrera como fachada para su banda criminal, tenía cuatro órdenes de captura por los delitos de homicidio agravado, homicidio en persona protegida, concierto para delinquir, desplazamiento forzado, tráfico de estupefacientes, reclutamiento ilícito y desaparición forzada. También era investigado como determinador en la muerte de cerca de 150 desmovilizados, así como responsable del 90 por ciento de los homicidios en el Nordeste Antioqueño y el destierro de más de 500 familias en los municipios de Segovia y Remedios. Adicionalmente, estaba cobijado con circular azul de Interpol y por su captura se ofrecían alrededor de 400 millones de pesos como recompensa.
En la Operación “Cisneros” fueron incautados un fusil 7-62, una escopeta, 6 granadas IM-26, una pistola, 3 Blackberry, un equipo de campaña, 2 identificaciones falsas de la Policía Nacional, 7 millones de pesos en efectivo y 4 kilos de base de coca, elementos que junto con el cuerpo de alias “Arboleda”, fueron puestos a disposición de un fiscal especializado de la ciudad de Medellín.