28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Comunidad y familia son las claves para enfrentar la ansiedad

31 de marzo de 2012
31 de marzo de 2012

“En efecto el Plan de Salud mental del departamento establece que entre el 2008 y el 2011 la ansiedad generó 36.819 consultas, lejos de las citas médicas por causa de la depresión que llegaron a 21.229 en el mismo periodo”, señaló la Secretaria de Salud de Risaralda, Lina Beatriz Rendón Torres.

Para el director de Salud Pública del departamento, Cristián Herrera Giraldo, los miembros de la comunidad son las primeras en detectar  a la persona ansiosa y pueden ofrecerle los primeros auxilios emocionales como escucharlo, orientarlo y darle herramientas para enfrentar la situación que lo tiene ansioso.

Por lo anterior, actualmente la gobernación de Risaralda adelanta en el departamento el proyecto Ludotecas para la salud mental y la convivencia que involucra acciones lúdicas y recreativas, con el objetivo de que los  niños, adolescentes, jóvenes, padres y abuelos se integren y aprendan juntos cómo enfrentar los estados de ánimo.

La ansiedad es una respuesta automática que se produce en nuestro cerebro al reconocer la existencia de un peligro inminente. Esa es la principal característica de la ansiedad, evitamos las situaciones riesgosas.

Muchos psiquiatras coinciden en que cierto grado de ansiedad es bueno y hasta necesario porque ayuda a formar el carácter de la persona, refuerza la creatividad y amplía el conocimiento ante las posibilidades que ofrece la vida.

Sin embargo, a veces esta capacidad preventiva no funciona bien y se producen falsas alarmas ante estímulos inofensivos. De esta forma nos encontramos frente a posibles trastornos de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por tener al miedo como elementos principales del sufrimiento humano.

La ansiedad está directamente relacionada con el miedo al futuro y está basada en pensamientos relacionados con frases que empiezan con «¿y si…?». Por ejemplo, «¿y si tengo alguna enfermedad?».

El tratamiento de la ansiedad empieza por aterrizar a la persona con el presente. La persona que tiene ansiedad, siente el futuro como si fuera real, cuando la realidad es que en el presente, que es lo único que existe, no hay ningún motivo para que se genere ansiedad. Cuando la persona vuelve a recuperar su contacto con el presente, la ansiedad desaparece.

De acuerdo con la Secretaria de Salud Departamental, Lina Beatriz Rendón Torres, la ansiedad también se puede prevenir enseñándole a las personas cómo enfrentar las situaciones adversas o crisis como la pérdida del empleo o la pérdida de un ser querido. La ansiedad también se previene adoptando un estilo de vida saludable con buen ejercicio, nutrición, elevando la autoestima y apoyo social.