9 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia no está lista para enfrentar una nueva ola invernal

29 de febrero de 2012
29 de febrero de 2012

Mientras tanto, la mitad de los departamentos del país, siguen en alto riesgo y amenaza por más emergencias.

César Urueña, director de Socorro Nacional de la Cruz Roja Colombiana, aseguró que las amenazas siguen por deslizamientos de tierra, desbordamientos de ríos e inundaciones, “en zonas que siguen bajo el agua. En este momento tenemos 122 puntos críticos donde se pueden presentar graves emergencias invernales, y hablamos de Magdalena, Sucre, Atlántico, Bolívar, Cesar, Santander, Antioquia, Chocó y el Eje Cafetero”.

En Córdoba, Ayapel es el municipio más afectado por el invierno de los últimos años, y todavía sigue con graves inundaciones. “Actualmente tenemos a unas 4.500 familias que siguen damnificadas, porque la ciénaga está desbordada y cerca de 145 mil hectáreas de tierras que llevan dos años inundadas por los desbordamientos del río Cauca ”, afirmó Elder Oyola, director de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge.

En Risaralda otra desgracia que con el regreso de las lluvias se podría repetir, es la explosión del poliducto de Dosquebradas, que deja más de 30 muertos a la fecha. Según el alcalde Jorge Ramos, “el riesgo es alto por la llegada del invierno, porque el tubo tiene un recorrido de 11.5 kilómetros dentro del municipio y pasa por muchos barrios y zonas urbanas de Dosquebradas”.

En el occidente de Colombia, en Riosucio Chocó, los continuos desbordamientos del río Atrato, obligaron la mitad de los habitantes del municipio a salir desplazados “algunos para Quibdó, capital del departamento. Otros se fueron a Carepa, Turbo y Apartadó en Antioquia, y engrosan ese número de desplazados que creció en la última década por la violencia, el desempleo y el desamparo, y ahora por estas graves emergencias de la ola invernal”, reveló Jesús Bustamante, gestor de proyectos del Ministerio del Interior.

En Útica, Cundinamarca, el problema es por porque no hay un terreno seguro para reubicar unas 150 casas destruidas por la avalancha de la Quebrada Negra en marzo 2010. En este momento, casi 400 personas afectadas por el invierno, según Sabino Ramos, Comandante de Bomberos del municipio, “están regresando al sitio de la emergencia a construir casas con plásticos, tejas o cartones, porque no fueron reubicadas después de once meses y tampoco hay quien les arriende”.

Beatriz Uribe, ministra de Vivienda, reconoció las dificultades para iniciar proyectos de reubicación en Útica y otros municipios del país afectados por el invierno, “porque la fragilidad en la calidad de los terrenos, impide reubicar definitivamente a muchas familias. Desafortunadamente hemos perdido mucho tiempo con las alcaldías y gobernaciones entrantes, a pesar de tener los recursos listos para estos proyectos hace un año”.

Los últimos dos años en Colombia, en donde predominaron las lluvias, las inundaciones, desbordamientos de ríos y lagunas, así como los deslizamientos de tierra, dejan cerca de 700 personas muertas, casi cinco millones de damnificados en el 80% del país, que sintió la fuerza del invierno y la falta de preparación del gobierno y de mandatarios regionales para enfrentar estos desastres por causas naturales, que dejaron a unas 50 mil familias colombianas sin casa.