7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

ONU prepara campaña mundial contra enfermedades mortales

8 de septiembre de 2011
8 de septiembre de 2011

No se trata de terroristas ni de cabecillas de la droga, sino de enfermedades: las enfermedades cardíacas, las enfermedades respiratorias, el cáncer y la diabetes. Se conocen como enfermedades no transmisibles porque no las transmiten los insectos ni los estornudos, ni tampoco la tos o las relaciones sexuales. Son enfermedades que muchas personas se causan a sí mismas debido a decisiones de su estilo de vida, como el tabaquismo, una dieta deficiente, la inactividad física y el consumo excesivo de alcohol.

Las enfermedades transmisibles como el VIH/SIDA y la influenza pandémica atraen mucha atención, pero las enfermedades no transmisibles son más mortales y causan el 63 por ciento de todas las muertes en el mundo, según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Asamblea General de la ONU convocará una Reunión de Alto Nivel para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles el 19 y 20 de septiembre en Nueva York con la meta de adoptar un plan de acción para que la comunidad internacional enfrente el problema.

Esta reunión es resultado de la creciente realización de que las muertes prematuras causadas por estos problemas de salud impiden el desarrollo económico. Estas enfermedades pueden atrincherar  en la pobreza a un individuo o a una familia debido a incapacidad de trabajar o el costo del tratamiento médico. A gran escala, esas dificultades individuales a pueden inhibir el progreso económico nacional. Un estudio del Banco Mundial estima el costo mundial de las enfermedades no transmisibles en 35 billones de dólares del año 2005 al 2030.

Los documentos de la ONU indican que la reunión se ha planeado debido a la evidencia que demuestra que las estrategias para reducir las enfermedades no transmisibles serán una "buena compra" para la inversión nacional.

"Si un ministro de Salud tuviera un millón de dólares para mejorar la salud de su pueblo, ¿dónde debería invertirlo?", dijo el doctor Roger I. Glass, quien ha venido participando en un examen mundial del control de las enfermedades como director del Centro Internacional Fogarty en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos. "¿Cuáles serían las 'mejores compras' para lograr máximas mejoras en la expectativa de vida y años de vida con ajustes a una incapacidad?".

Glass dijo que los expertos han encontrado que la inversión en estrategias que informan a las personas acerca de los riesgos de las enfermedades no transmisibles y las decisiones sobre los estilos de vida que fomentan la mala salud son las mejores inversiones que un país puede hacer. En una entrevista dijo que la necesidad de prestar atención a las enfermedades no transmisibles se ha vuelto más urgente a medida que países muy poblados como la India y China han hecho grandes progresos en prolongar las expectativas de vida. Las personas mayores de 40 años suelen ser más propensas a tener hábitos a largo plazo que causan enfermedades no transmisibles, pero los datos de la OMS revelan que una proporción significativa -30 por ciento- de las muertes de personas de menos de 60 años de edad son consecuencia de estas condiciones.

La próxima reunión de la ONU es un acontecimiento importante para destacar estas enfermedades, según dijo Glass, porque los largos períodos de incubación de las enfermedades no transmisibles hacen que éstas pierdan la atención del público. "La urgencia no cautiva tanto como una nueva infección vírica".

No obstante sus enormes consecuencias, las enfermedades no transmisibles pueden prevenirse en gran parte, y la reunión de la ONU elaborará estrategias en lo relativo a cómo destacar ese aspecto ante el público mundial. Al abandonar los malos hábitos como el consumo de tabaco, una dieta deficiente, la inactividad física y el consumo excesivo de alcohol, se puede reducir considerablemente la carga de las enfermedades no transmisibles. La OMS calcula que, si se eliminaran estos factores de riesgo, cerca del 75 por ciento de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2 podrían prevenirse y que también se prevendría un 40 por ciento del cáncer.

Glass agregó que, cuando hace unos años se reconoció que las enfermedades no transmisibles eran 'buenas inversiones' en cuanto a la salud, el Centro Internacional Fogarty ajustó su enfoque para dedicar casi la mitad de sus recursos a esta área. El centro apoya las investigaciones clínicas básicas, investigaciones aplicadas y la capacitación de investigadores de Estados Unidos e internacionales. Fogarty estableció nuevas colaboraciones con instituciones internacionales para investigar las enfermedades no transmisibles. El centro asesoró y apoyó también al Instituto Nacional del Corazón, la Sangre y el Pulmón, que es otra división de los NIH, en un proyecto para establecer 11 centros dedicados a la investigación y la formación profesional para enfermedades cardiovasculares y pulmonares en países de ingresos bajos y medianos.

Una alianza de investigadores del cáncer de Estados Unidos y Costa Rica amplió en años recientes los conocimientos científicos sobre el cáncer de cuello uterino y desarrolló la vacuna de HPV, que puede prevenir esta forma de cáncer. La administración de la vacuna "es ahora parte del sistema de salud de Estados Unidos y se ha integrado en los planes básicos de salud y las prestaciones", según explicó el doctor Jorge Gómez, director de la Oficina de Desarrollo del Programa de Cáncer para América Latina.

Gómez está estableciendo ahora una red de investigadores de cáncer en Estados Unidos y cinco países de América Latina. Se prepara ahora un estudio de cáncer del seno en mujeres de esos cinco países, el que proporcionará datos nunca antes recopilados sobre la enfermedad en esa población.

Glass indicó que esta alianza internacional de investigación puede servir de modelo para otras colaboraciones que resultarán del enfoque de la ONU en cuestiones relacionadas con las enfermedades no transmisibles. "Hay mucho que podemos aprender de trabajar juntos". Esa ha sido la filosofía de investigación del Centro Fogarty por más de 40 años, al facilitar los intercambios entre investigadores de la salud de todo el mundo, al proporcionar oportunidades de capacitación y al apoyar iniciativas de investigación prometedoras en países en desarrollo.

La Asamblea General de la ONU sólo una vez antes había realizado una reunión especial enfocada en una enfermedad: el VIH/SIDA. Glass dijo que con esa reunión la colaboración mundial y el progreso contra la enfermedad dieron un paso importante hacia adelante, y espera que la historia se repita el 19 y 20 de septiembre.