5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La debacle del Once

30 de septiembre de 2011

… y que domina su oficio con atributos como el conocimiento, el respeto por  el rival, la responsabilidad que tienen los jugadores de darlo todo en el campo de juego, la importancia de que el balompié sea practicado por personas integrales y por la metodología con que mueve los objetivos de la institución hacia la conquista de los lugares de preeminencia que merece el Once Caldas y toda su afición y los místicos desprevenidos y buenos como don Ramiro el de la cafetería Versalles , de nuestra ciudad.

Consigno la debacle del equipo desde los módulos administrativo y financiero, porque hace mucho tiempo  se viene dando tumbos,  unidos a descuidos inconcebibles en la responsabilidad de los parafiscales, cancelación tardía de los honorarios y sueldos de personal  y frente a entidades tan celosas como la Dian a la que se le deben miles de millones de pesos. Se une a este panorama la pérdida de confianza de la institución frente al  gobierno departamental y municipal y frente a los estamentos privados, ejes de su estabilidad económica y una negativa y tozuda estrategia publicitaria-recordamos los inconvenientes de la famosa entidad su Boleta- que resulto siendo una “gran boleta” para los intereses del Once. Los intereses del Once están totalmente resquebrajados; son una colcha de retazos que sólo generan desconcierto y que por lo tanto es urgente tomar medidas y correctivos ya.

Me uno a las preocupaciones de don Mario Cesar Otalvaro y Javier Giraldo Neira, el primero en el diario LA PATRIA y el segundo desde Caracol radio. Sinceramente el Once está en la olla. Pero algo hay que hacer. No nos podemos resignar a que un icono de Manizales y Caldas, naufrague de esta manera. Es urgente que por respeto a los seguidores del equipo blanco, se adelante  una AUDITORIA EXTERNA, que nos dé a conocer la verdad de la verdad de la situación y los caminos a seguir.  Y no sigamos envueltos en los pañales deportivos del tapen, tapen y tapen.

El Once Caldas es nuestro embajador deportivo dentro y fuera del país. Es un patrimonio colectivo, es decir, de toda una comunidad y no de unos pocos señoritos que se las dan de directivos, aupados por la indiferencia de un sector de la prensa deportiva y los hinchas triunfalistas, que son tan perecederos,  como los productos  de mala calidad. Es mejor prevenir que curar.