28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A santos se le reveló el tiraje de libreto por la culata de Angelino.

22 de septiembre de 2011
22 de septiembre de 2011

… se le descubrió que no es un excelente jugador de poker  sino apenas un aceptable cañador en el desempeño cual actor teatral  entre partidos,  permitió que se le observara en su discurso el virus uribista llevado a su sangre por los tres huevitos hueros que adoptó, dejó ver una desesperante inseguridad  en la ansiedad que empezó a defender a través de terceros por la reelección ante a la evidencia de que no puede negociar la paz por falta de permiso de los comandantes militares que quieren envejecer fungiendo de héroes nacionales  en una guerra sin  la cual no quieren vivir .

Donde estaba  el estadista cordial, el que supo enderezar las relaciones nuestras con  Chávez?. Estaba en cualquier parte, pero actuando como presidente  amenazante para todos aquellos que creen que deben disponer de libertad de expresión en una democracia que aunque precaria puede soportar intervenciones como la presidencial contra su vicepresidente.   Lo invadió el talante de su antecesor?. Por fortuna, seguramente a petición suya, se reunió con Garzón y la paz verbal regresó al momento.

Pero lo peor  para el Presidente es que no podrá cambiar la condición de Angelino, quien solo supo actuar como líder sindical. Como tal, no fue desleal al gobernante ni grosero con los directores de planeación, a los cuales simplemente les señaló el irrespeto que entraña la consideración de que un humano en Colombia deja  de ser  pobre si se gana la miseria de ciento noventa mil mensuales.

Fue tan solo una consideración sobre  otra consideración.

Y como le habría dicho su tío Hernando, el presidente casi le dijo a Garzón: Cállese la jeta. Jeta que no se callará. Porque pertenece a la condición de quien expresó su descontento sin ofender. Y menos ahora porque en una encuesta que hizo el noticiero de Yamid Amat, descubrió que un cuarenta por ciento de colombianos considera que Angelino puede haber hecho sus declaraciones con intenciones políticas presidenciales. Si  esa fue la consideración es porque además pueden verse como válidas. Y eso lo sabe el vicepresidente, hombre hábil, casi habilidoso. Seguirá diciendo lo que le venga en gana, pues su carrera a una candidatura  arrancó  con un 40.

Porque de otro lado, Garzón está seguro, como lo estaba la Corte Suprema con el respaldo internacional recibido cuando Uribe pretendió hundirla, que Santos no puede amenazarlo otra vez con sacarlo de su gobierno, pues el que tiene no es un cargo de nombramiento burocrático sino de elección con votos. Sabe asimismo que si lo sacara, morirían las esperanzas  de que los demócratas, viendo que   ha condenando al exilio en su casa a un líder sindical, por defender a los pobres, aprueben el  tratado de libre comercio. Tratado  –es posible que le den el sí en octubre–   por  el cual Santos, con  alma de neoliberal a ultranza,  está clamando  hace rato, pretendiendo distraer  a sus opositores con el alegato de que su gobierno va por una tercera vía política, que  no es más que la de otro capitalismo salvaje desbordado.

Ahí tiene pues su piedra en el zapato el también calificado como buen jugador de ajedrez, que no lo parece, porque dejó que la torre angelina terminara inclinándose poco a poco  hacia  la izquierda, contra los intereses no solo de la reina sino de su mismo reinado, que él ha soñado, tal vez como un extraviado en demasía, como el de la prosperidad, entendiendo él, que lo entiende, que su gobierno en lo único que puede prosperar, así las cosas, es en la repartición de mas pobrezas.

Prosperidad si pero  para las grandes compañías o empresas, comerciales e industriales,  en su mayoría extranjeras, chilenas, españolas, norteamericanas, mexicanas, inglesas,  alemanas, canadienses, para las cuales funciona la llamada confianza inversionista de las piernas abiertas. Que se lo coman todo, hasta lo poco que salió  de  los fabios y fenalcos que siempre se contentaron con modelar  en la pasarela dizque como creadores, a sabiendas de ellos, hoy, de que de cien compañías poderosas que operen  en el país, las colombianas no llegan a diez.

En el futuro de Santos y Garzón  en la política, el libreto será mejor, para los espectadores por supuesto. Angelino Garzón, buscando candidatura presidencial , tiene un terreno más que abonado con la presencia de treinta millones de pobres, diez de ellos en la miseria absoluta, con más de tres tercios de la nación sin derecho a consumir agua potable, sin techo digno, sin trabajo formal más de tres millones. Y en  conflicto con los guerrilleros, acosado por narcoparamilitares, con bandidos de todas las pelambres. Y Santos invadido  finalmente por la ansiedad de un Nobel de Paz o una Secretaría de las Naciones Unidas,  objetivos imposibles de alcanzar pues no se le avizora pronto un balance bueno por ninguna parte, ni de futuro cercano que le  llegue

Si mañana hubiera que presentar balances, el mejor sería el de Germán Vargas Lleras, quien como una especie de ferretero le ha entregado a su patrón todas las herramientas para que actúe. Pero el patrón está en campaña de cordialidades bien maquilladas, no se ha posesionado en el cargo ganado con nueve millones de votos. Un cañador de póker que todo lo promete, pero que no se atreve a tratar, por ejemplo,  de comprometer a la banca explotadora  de los dineros de sus cuentacorrentistas en la financiación de miles de micrompresas en las zonas rurales para que al comenzar una verdadera prosperidad, con dignidades, se les pueda impedir a los comandantes guerrilleros que recluten a muchachos para sus tareas criminales.

Ni siquiera ha dado un paso confiable para emprender la misión, difícil,  de evitar con la ingeniería que   las lluvias otra vez puedan sumir en la tragedia corporal y la miseria física a millones de colombianos.

Elkin Mesa

[email protected]