13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Unos correos remotos

14 de agosto de 2011
14 de agosto de 2011

La primera epístola es una deliciosa postal de la picaresca partidista que predominaba en Riosucio, Caldas, en los tiempos del gobierno del “Sí se puede”, del presidente Belisario Betancur.   

A raíz de las visitas frecuentes de William Calderón Zuluaga, el secretario privado del entonces ministro de Desarrollo, Rodrigo Marín Bernal,  a la finca “El Guanábano”, de propiedad de Gildardo Arcila García y de su señora Maya García, don Alcibíades le hizo llegar en sobre cerrado, con el propio asistente neirano, la siguiente misiva:

Manizales,  Agosto 14 de 1983

Doctor

Rodrigo Marín Bernal

Ministro de Desarrollo

Bogotá

Señor Ministro:

Dentro del plan de medidas profilácticas que estamos adoptando está la de pedirle al Ministro Marín que, si es del caso, interceda ante el simpático, inteligente y cuasi pícnico escudero Calderon a fin de que vaya espaciando sus viajes de weekend a la finca de don Gildardo, donde el amo le proporciona leche de vacas ojizainas  y matreras que lo ponen a decir cosas que comprometen la conducta del Ministro, metiéndonos a tirios y troyanos en berenjenales  sin salida.

Lo saluda cordialmente.

Alcibíades Díaz Aristizabal

Obviamente, el remitente quería ponerle fin de un plumazo a la amenaza que representaba para su jefatura riosuceña la presencia de “El Toro” Arcila en el marinismo del Imgrumá, tras su deserción del anapismo.

La otra carta es una coloquial recomendación que le hacía “El Pecoso” Bernardo Chica Hincapié (hermano del inolvidable don Liborio) al pintoresco director de la revista “La Cátedra”, Jesús María Burgos, ”El Cura”, para que brindara apoyo a dos promesas del fútbol regional que iban a Medellín en busca de mejores horizontes:  

Manizales, abril 16 de 1957

Señor don

Jesús María Burgos

Medellín

Amado cura… Indio…

Alvaro López y Pedro Luis Marulanda (Marulo), van a sentar sus reales en esa ciudad  altiva y generosa.  Son ellos dos futbolistas de lo más destacado en Caldas. Quizás tú les conozcas la trayectoria.

Desde  hace unos cuatro años vinieron de Armenia, y a lo largo de este tiempo han representado a Manizales en los diversos campeonatos departamentales con gran eficiencia y espíritu deportivo.  Su conducta como deportistas y ciudadanos, es intachable.  Por ellos te respondo.

Han querido ellos que te escriba esta carta a manera de recomendación, lo cual hago con sumo gusto por cuanto les he profesado mucho aprecio y reconozco en ellos dos valores del deporte amateur  colombiano. Como tú eres  amo de estas lides, ahí te quedan para que los ayudes a entablar en cualquier equipo, en la seguridad de que te cumplirán a cabalidad.

Bien,  “demonio de Cura”; manéjate con guante blanco, como lo sabes hacer en tu tierra y en la mía.  ¿Cuándo vuelves por acá?:  Ya no hay “chinches”.  Puedes traer más de $90.00.

Te sigo leyendo con deleite, cura grosero, calumniador, Demonio del Padre Félix  Restrepo S. J.

Hasta nueva vista y que te conserves barrigón.

Cordial amigo,

Bernardo Chica H.

La apostilla: Alcibíades Díaz pasó a la historia desde los tiempos de la violencia, cuando oficiaba como alcalde de Aguadas y prohibió por decreto el uso de la ruana para evitar que los gatilleros de entonces ocultaran sus armas bajo la capa del viejo hidalgo.