11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tras los pasos de Taffarel

17 de agosto de 2011
17 de agosto de 2011

Sin embargo, la confianza de los brasileños en las tandas de penales quedó hecha añicos hace un mes en Argentina. De entrada, porque cayeron ante Paraguay en los lanzamientos desde el punto fatídico. Pero sobre todo, por la manera en que perdieron. Elano, Thiago Silva, André Santos y Fred fallaron todos los tiros de la Seleção. Y Julio César no pudo detener ninguna de las tres penas máximas que ejecutó Paraguay, dos de ellas con acierto.
Por tanto, cuando el árbitro pitó el final de la prórroga el domingo por la noche en Pereira, después de un vibrante 2-2 contra España en los cuartos de final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, los Auriverdes se mostraban pesimistas. Por si fuera poco, la Rojita había transformado 6 de sus 7 penales para eliminar a la República de Corea en octavos de final.
Pero Gabriel se había enfundado su traje de héroe. El guardameta de 1,93 metros se lanzó ágilmente hacia su izquierda para rechazar el envío de Jordi Amat, antes de desviar de algún modo contra el larguero el tiro de Álvaro Vázquez. De esa forma, Brasil, que había sido dominado por su rival durante gran parte del partido, y que había necesitado de unas cuantas paradas brillantes de su arquero de 18 años para seguir con vida, lograba apear a España. Al parecer, había nacido un nuevo Taffarel, el especialista brasileño en parar penales de la década de 1990.
“Es muy agradable oír esa comparación”, declaró Gabriel a FIFA.com. “Pero yo solamente soy un joven guardameta que ha conseguido tener una noche exitosa, mientras que él es un ídolo en Brasil. Todos los brasileños se acuerdan de Taffarel, y de lo que hizo por nuestro país. Es una gran fuente de inspiración. Me gustaría de veras conseguir algún día lo que él consiguió”.
Hasta el propio Ney Franco abundó en el parecido: “No lo había pensado, pero es verdad: Gabriel tuvo una actuación como las que solía ofrecer Taffarel. Con toda la presión sobre él, realizó un par de paradones. Eso es precisamente lo que, con el tiempo, siempre se esperaba de Taffarel. Gabriel resultó decisivo. Tuvo grandes intervenciones durante el encuentro, y luego también en los penales”.

Mejor prevenir…
Gabriel, que el año pasado fue convocado por Mano Menezes para una concentración con la selección absoluta, reveló que la Canarinha sub-20 había ensayado bastante el lanzamiento de penas máximas, pero no con un mayor hincapié por lo sucedido en la Copa América del pasado mes. “Los penales son algo que te puede hacer perder o ganar campeonatos, así que los hemos trabajado a conciencia”, admitió. “Pero no los hemos practicado más por lo que pasó en la Copa América. Aquello era un equipo diferente disputando una competición diferente. Nosotros no pensamos en eso antes de afrontar la tanda. Básicamente, habíamos entrenado a tope, y teníamos confianza”.
El jugador del Cruzeiro, que citó a Kaká y a Julio César como sus ídolos, ya tuvo mucho en lo que pensar antes de que la contienda se viera abocada a los penales. No en vano, hubo de emplearse a fondo para realizar 12 paradas, incluidas algunas soberbias frente a los remates de Rodrigo, Oriol Romeu, Isco y Koke; así como estar muy atento para salir corriendo a abortar las que habrían sido sendas ocasiones clarísimas para Sergi Roberto y Vázquez.
“Estoy muy contento con mi actuación”, resaltó. “Gracias a Dios, logré hacer varias paradas buenas para ayudar a llevar el partido a la tanda de penales y, una vez allí, fui capaz de detener dos lanzamientos. Pero el mérito de la victoria es de todo el equipo. Todos jugaron bien, y todos se merecen una felicitación. Yo simplemente desempeñé un papel dentro del guión general”.
“Tuve mucho trabajo todo el rato porque ambas selecciones juegan un fútbol de ataque. Fue un partido realmente bonito. De hecho, ha sido el partido más alegre y vistoso que he disputado. Debe de haber resultado un partidazo para los aficionados [neutrales]”, observó.

Pereira, sucursal brasileña
La mayoría de esos espectadores animaron a Brasil en Pereira, y los sudamericanos esperan gozar de un apoyo similar este miércoles, cuando se enfrenten a México por un puesto en la final en esa misma ciudad.
“Creo que va a ser un partido realmente complicado. Si México ha llegado a las semifinales, es por algo. Están jugando realmente bien, y vienen de eliminar a Colombia en su propio país, por lo que deben de estar con la moral por las nubes”, destacó Gabriel.
“Nosotros tenemos que mantener la concentración. No podemos dormirnos en los laureles simplemente porque hayamos vencido a España, que estaba considerada como una de las favoritas. Pero si no perdemos la concentración y jugamos al fútbol como sabemos, tenemos confianza en que podemos ganar”, concluyó.