16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Majestuosa clausura del Mundial Sub 20 de Fútbol-Colombia 2011

21 de agosto de 2011
21 de agosto de 2011

https://mail.google.com/mail/?ui=2&ik=5effa3b3cd&view=att&th=131eaf47c6418336&attid=0.2&disp=inline&realattid=f_grlm5s7a1&zw

https://mail.google.com/mail/?ui=2&ik=5effa3b3cd&view=att&th=131eaf47c6418336&attid=0.3&disp=inline&realattid=f_grlm5vu02&zw

La noche de este sábado fue marco de un momento especial de la mitología indígena colombiana en la que, envueltos en una especie de eclipse, se recreó un acto de amor entre el dios sol (Xué) y la diosa luna (Chía) que termina con la fecundación de la tierra.

Una noche especial a la que bautizaron con la palabra Za (que en lengua muisca significa noche), y en la que se rindió un homenaje por parte de artistas encargados de contar una historia en la que se mezcló la mitología y la realidad con ayuda de recursos de alta tecnología.

En el acto de clausura se presentaron imágenes en tercera dimensión sobre la cancha del estadio 'El Campín', entre ellas, los nombres de cada una de las selecciones que participaron en el mundial y al final, un Colombia inmenso que se ganó el aplauso de los más de 40.000 espectadores que colmaron los graderíos.

Los fuegos pirotécnicos fueron la constante de la ceremonia y las luces de todos los colores, aunque destacaron el amarillo, el azul y el rojo de la bandera colombiana.

Se escuchó entonces la música del grupo musical colombiano Chocquibtown, ganador de un premio Grammy Latino.

El público quedó impactado con las figuras que un centenar de personas plasmó en el campo de juego.

Los artistas que pertenecen al Festival Iberoamericano de Teatro formaron también la palabra Goool con su cuerpos, mientras una gigantesca representación de la Copa Mundial que se le entregará al campeón apareció en el aire acompañada por nuevos juegos de luces y de hombres que formaban estrellas en medio de un gran universo.

Un total de 15 toneladas de luces y cerca de 500 artistas formaron parte del gran espectáculo dirigido por Pedro Salazar, y no se reportó ningún incidente, gracias que unos 1.500 policías vigilaron la ceremonia.