22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Liquidación de Cenexpo

17 de agosto de 2011
17 de agosto de 2011

Todavía la situación sigue siendo incierta para quienes se han hecho reconocer como socios y  acreedores de la susodicha sociedad anónima que se convirtió en los últimos años en el más notable fiasco financiero y empresarial en donde resulta responsable nada más y nada menos que la Cámara de Comercio de Armenia.

La incapacidad administrativa se hizo evidente desde un comienzo cuando la administración se dejó al garete y se quiso hacer aparecer a los socios oficiales como adjuntos responsables del fracaso.

Muchas peripecias dilatorias se hicieron desde entonces buscando maquillar el despelote.

Primero se le hizo saber a los socios que el terremoto era el responsable de la desgracia de Cenexpo y la incapacidad de atender acreencias imperiosas como los impuestos a la Dian, apenas una singular disculpa.

La liquidación por incumplimiento de los acuerdos iniciales de la empresa Cenexpo ha expuestos a los socios a la pérdida evidente de sus aportes.

Pero aquí nada toca a los responsables y siguen campantes como si nada hubiese pasado ante semejante esperpento.

Una vez se hizo saber la necesidad de construir en Armenia un centro de convenciones vieron los responsables del descalabro de Cenexpo  la posibilidad de resarcir, con los dineros del estado, el fiasco administrativo.

Por fortuna no se pudo hacer lo que pretendían los amigos de la CCA que imploraban  les pusieran plata de todos los colombianos a su servicio y con la intención de socializar( es decir que todos pagáramos) el despelote que se había engendrado con Cenexpo.

Si no se hace el Centro de Convenciones en el sitio donde hoy está la plata estatal había servido para atender las fallas de los precarios administradores de la sociedad en liquidación quienes habrían podido maquillar su ineficiencia y de paso generar unas posibles pérdidas superiores a las iniciales.

Pero como todo lo que hacen los “exitosos” empresarios es digno de relieve, en esta ocasión, nadie ha dicho ‘mu’ frente al más sonado  fiasco empresarial de las últimas décadas.

Otro maquillaje fue poner a las gentes a especular sobre la posibilidad de un gran parque tecnológico “Orión” como alternativa al tal Cenexpo, mentira piadosa para despistar. Sugirieron, dizque, inversiones de sesenta mil millones de pesos que solo estaban en las calurientas mentes de los patrocinadores, sin fundamento, de este asunto.

Ellos saben el oficio de maquillar los denuestos y opacar los fracasos.