11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Basta ya de persecuciones contra Piedad Córdoba

26 de agosto de 2011

Ahora, el Procurador General de la Nación que, como se sabe, emitió un fallo inhabilitándola para ejercer cargos públicos por el término de 18 años, anuncia la apertura de un nuevo proceso disciplinario, esta vez con base en información encontrada en el computador del dirigente de las FARC, conocido como el “Mono Jojoy”, que supuestamente comprueba las relaciones de Piedad Córdoba con esa organización guerrillera.

Ante el implacable asedio del que es víctima, ha anunciado, a través de su abogado, que demandará al Estado colombiano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con el fin de que investigue los hechos, establezca la verdad y sancione a los responsables.

La exsenadora Piedad Córdoba se ha distinguido por ser una incansable luchadora por la paz. Como dirigente de “Colombianos y Colombianas por la Paz” ha jugado un papel decisivo en la liberación de un importante número de secuestrados, promovido intercambios epistolares con el movimiento guerrillero para explorar posibilidades de diálogo y ha adelantado varias iniciativas orientadas a la búsqueda de la solución negociada del conflicto que vive el país.

Sin embargo, en vez de reconocerle su meritorio trabajo por la paz, los sectores más extremistas de la derecha colombiana mantienen contra ella una feroz persecución que cada vez se expresa con mayor saña.

Es hora de que el Gobierno colombiano, que tanto se ufana de los éxitos de su política de seguridad, demuestre en la práctica que tiene la capacidad de garantizarle a la exsenadora una permanencia tranquila y segura en nuestro país, y es hora de que los sectores democráticos se movilicen para exigir del Estado que cese de una vez por todas la campaña de hostilidad contra Piedad Córdoba y contra quienes ejercen el derecho a disentir y a hacer oposición.