12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Barcelona venció a Real Madrid y se coronó campeón de la Supercopa de España

18 de agosto de 2011
18 de agosto de 2011

Andrés Iniesta adelantó a los locales tras un buen pase de Messi (14), Cristiano Ronaldo empató el partido en el minuto 19, pero otra genialidad de Messi dentro del área blanca volvió a adelantar a su equipo al filo del descanso (44), antes de que Karim Benzema igualara de nuevo (81) para ver como Messi ponía el decisivo 3-2 con un certero disparo en el 87.
En el Camp Nou, al igual que el pasado domingo en el Santiago Bernabéu, Barcelona y Real Madrid brindaron un verdadero espectaculo futbolístico. 180 minutos de un derbi sin comparaciones. "Blaugranas" y "merengues" no defraudaron y con un global de 5-4 emocionaron al mundo entero. Al final, una vez más, los de Pep Guardiola terminaron festejando ante los de José Mourinho.
El comienzo del juego mostró al equipo blanco con mayor decisión. Se apoderó del balón en la mitad de la cancha y, de la mano del portugués Cristiano Ronaldo y la velocidad del argentino Ángel Di María, llevó peligro hasta la defensa rival. Pero a los 14 minutos llegó lo impensado: Lionel Messi comandó el primer ataque catalán y asistió de manera magistral a Andrés Iniesta, que tocó el balón de manera sutil sobre la salida de Iker Casillas para festejar el 1-0.
Los madridistas no se deprimieron por la pronta desventaja y se lanzaron a campo rival convencidos de encontrar la paridad. Así fue que a los 19, Ronaldo empujó al gol el balón tras un centro rastrero de Pepe al corazón del área chica defendida por Victor Váldes.
Impulsado por el empate, el Madrid contó con una gran situación para dar vuelta el marcador tras un potente remate de Ronaldo que desvió el portero local y reventó el travesaño. Pero a los 44, Messi comenzaría a amargar al Madrid. Piqué lo asistió con un taco dentro del área y definió con enorme jerarquía por sobre el cuerpo de un atónito Casillas.
En el segundo tiempo, Mourinho buscó mayor peso ofensivo con el ingreso del argentino Gonzalo Higuaín por Ángel Di María y, después de ejercer tanta presión en el campo blaugrana, consiguió su recompensa. A los 81, Benzema se perdió un gol ante Váldes, pero en el rebote aprovechó la pasividad defensiva para igualar el marcador y enmudecer el Camp Nou.
El partido iba al tiempo suplementario y encontraba al Madrid con mayor resto físico para ganarlo en esa instancia. Pero el argentino volvió a frotar la lámpara. Se jugaban 87 cuando "La Pulga" tocó con el brasileño Adriano, que en posición de extremo derecho lanzó la pelota al punto penal y lo encontró de manera precisa para que anotará con alma y vida el 3-2.
La historia ya estaba juzgada, Messi ya había marcado su tanto número 13 en 15 partidos ante el clásico rival. Y los jugadores del Madrid sintieron en ese momento el verdadero dolor de la derrota. Allí, una vez más, apareció la furia blanca para picar un clásico caliente.
Marcelo castigó con una dura entrada al debutante Cesc Fábregas y se armó un tumulto que derivó en tres expulsados: Marcelo, Ozil y Villa. Y además incluyó al siempre polémico Mourinho, que atacó por la espalda a un colaborador blaugrana.
Una vez más, el final dejó victorioso al Barcelona e invadió de tristeza a un Real Madrid cansado de sufrir por el archirrival.