11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

América Latina debe aprovechar oportunidad de oro en medio de la turbulencia internacional

17 de agosto de 2011
17 de agosto de 2011

“Yo estoy convencido que como región, si todos trabajamos con esos comunes denominadores, así tengamos diferencias y nos respetemos las diferencias, América Latina va a tener un futuro muy promisorio, y que se nos está presentando una oportunidad de oro con esa turbulencia internacional”, expresó ante el Congreso de Chile.

El Mandatario colombiano fue recibido en una sesión solemne del Congreso chileno en Valparaíso, encabezada por los presidentes del Senado, Guido Girardi, y de la Cámara de Diputados, Patricio Melero.

Tras elogiar los indicadores del desarrollo de Chile, que aparecen como un ejemplo ante los latinoamericanos, el Presidente dijo que es un logro que se ha obtenido con mucho esfuerzo, con perseverancia, respetando las diferencias.

“Son esos momentos cuando hay que reflexionar, sobre todo cuando estamos viendo un mundo tan turbulento”, dijo Santos, quien recordó que en países de Europa y Oriente Medio se han registrado recientes brotes de inconformismo.

“Y son fenómenos que nos están diciendo algo. ¿Qué nos están diciendo? No sabemos; todavía no sabemos, pero sí hay unos vientos de cambio. Pero lo importante, y ese es un poco el mensaje que quiero dejarles, lo importante es que esos vientos de cambio deben afrontarse con unidad, deben afrontarse poniendo los intereses fundamentales por encima de los intereses políticos”, subrayó.

El Jefe de Estado colombiano advirtió que “si logramos entre todos los países, y dentro de los países identificarnos con ciertos propósitos, podemos ordenar el cambio y que ese cambio nos beneficie. Si dejamos el cambio al desorden, si se impone la polarización —miren lo que está pasando en Estados Unidos, miren lo que está pasando en Europa—, nosotros podemos ser ejemplo”, sostuvo.

Así mismo, el Presidente Santos reiteró que por ello se sentó en los primeros días de su Gobierno con el Mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, con quien tenía una confrontación.

“Somos como el agua y el aceite en muchas cosas, pero nos sentamos a reflexionar con madurez. Y nos dijimos el uno al otro: tenemos la obligación usted y yo como jefes de Estado de Venezuela y de Colombia, de tener relaciones cordiales, de buscar comunes denominadores”, indicó.

Añadió que se cumplió una año cooperando y las relaciones cambiaron en forma radical.

“¿Qué era lo que teníamos con Venezuela? No había relaciones diplomáticas, no había diálogo, no había comercio. Y se hablaba de guerra, lo mismo con Ecuador. Y eso cambió la región”, manifestó.

Y reiteró que nadie hubiera pensado que América Latina iba a ser el oasis de los capitales que hoy están escapando de las crisis políticas.

“Ahí es donde tenemos una oportunidad de oro y ese es el llamado que quiero hacerles a ustedes, porque también son parte fundamental de la familia latinoamericana”, concluyó.