13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Con el 18.4%, Armenia se convierte en la ciudad con mayor desempleo

30 de julio de 2011
30 de julio de 2011

El informe destaca por otra parte el sobresaliente enfoque desarrollado por Pereira, que de liderar el listado durante varios meses, ha logrado aminorar la presión originada por la gran recepción de familias en condición de desplazamiento y la caída de las remesas, lo que habría llevado a que personas que anteriormente no buscaban empleo entraran a hacer parte de una demanda laboral insatisfecha por una oferta estática.

Mientras los gobernantes y la clase política del Quindío han manifestado durante el último año su preocupación en torno al tema sin que lograran ningún resultado concreto, la capital risaraldense dio fe de su carácter pujante, al reducir en un semestre casi cuatro puntos básicos en su índice de desempleo: de 20,5% reportado en diciembre de 2010 a 16,7% en el último periodo registrado.

En el periodo referido, San Andrés, Barranquilla y Bucaramanga afianzaron su posición como las capitales con mayor fortaleza en materia de generación de empleo. Es así como la tasa de desempleo estimada fue del 6,1%, 7,4%, y 9,5%, en su orden.

Por otra parte, el promedio nacional logró una disminución en junio frente al mismo mes de 2010, al pasar de 11,6% a 10,9% entre ambas mediciones, logrando una tasa global de participación de 63,1%, una de ocupación del 56% y la de desempleo 11,1% en el trimestre.

Un modelo criticado inicialmente pero que resultó eficiente
Son varios los factores a los que se podría asignar un impacto en la transformación del mercado laboral pereirano; una serie de estrategias desarrolladas entre el sector público y el privado, que incluyen un clima favorable para la inversión y la gestión por parte de la clase parlamentaria para obtener recursos del Estado, una iniciativa que el Quindío no se ha atrevido a recorrer.
Es prudente advertir que para la aplicación de una solución ya probada en otro contexto no es suficiente replicarla de manera idéntica, pero un vistazo a dos de las grandes alternativas tomadas por el departamento vecino permite evaluar en qué ha fallado el Quindío.

1. El plan de choque
La primera acción conocida por la administración pereirana fue la gestión de recursos enfocados a la generación de mil 705 empleos para personal no calificado, los cuales fueron contemplados en el desarrollo de cinco componentes que aprovechaban las potencialidades de la región y le apuntaban al cubrimiento de sus necesidades.
La contratación de 160 mujeres madres cabeza de hogar como guardianas del riesgo encargadas de la protección de laderas, control de invasiones y mantenimiento de obras de estabilización de las vías afectadas por el invierno, fue el primero; complementado por el segundo, correspondiente a la vinculación de 92 hombres que operan como peones camioneros, encargados del mantenimiento rutinario de los 394 kilómetros de vías terciarias.
Como tercer punto se contrató a 183 trabajadores para la renovación por siembra y sostenimiento de cultivos de café y maíz en la zona rural y manejo integrado de broca, arrojando entre sus resultados 141 hectáreas sembradas en café, 290 hectáreas en manejo integrado de broca y 260 hectáreas de maíz.
Atendiendo una carencia de tipo social, la alcaldía ofreció empleo a 70 personas en la construcción del Centro Integral Comunitario, CIC, del barrio El Remanso. Por último se adelanta la construcción de 142 obras de infraestructura como andenes, escalas, pavimentación de calles y parqueaderos y muros de contención, abriendo cupo para mil 200 oficiales y ayudantes.
Los cinco pilares con los que cuenta el programa han incluido a 49 personas en condición de desplazamiento y reinsertadas del conflicto armado, con una suma aportada entre el gobierno nacional, la administración local y el Comité Departamental de Cafeteros de Risaralda por un valor de 15 mil millones de pesos, y la posibilidad de adquirir $12 mil millones más para ejecutar una segunda etapa.

2. La inversión privada
Que Pereira le lleva ventaja de años a Armenia en materia de atraer inversión no es nueva. Con esta coyuntura, Pereira ha logrado que se desarrollen en su territorio proyectos de gran formato como Parque Arboleda, Panamericana, Unicentro —años antes que en Armenia se hubiera planteado su apertura— o Homecenter.
La dinámica sin embargo, no se limita al sector comercio. Luego de un periodo difícil en el flujo comercial colombo-venezolano, las ventas de la industria del área metropolitana Pereira-Dosquebradas sufrió una caída histórica.
No obstante, la gran cantidad de fábricas que tenían asiento en la región fue vista como una oportunidad por inversionistas risaraldenses, que aprovechando el favorable marco fiscal otorgado por el gobierno regional —con la exención de aranceles para importaciones y exportaciones, el no cobro del IVA para sus productos y el cobro de la mitad del impuesto de renta para sus operaciones económicas—, los llevó a plantear la creación de la zona franca multiusuarios permanente Internacional de Pereira.
Con un área de 275 mil metros cuadrados ubicados en el sector de Caimalito, en límites con el municipio de La Virginia, la iniciativa empresarial que se encuentra en construcción ya ha captado el interés de firmas como Crisalltex S.A. (casa matriz de Gino Passcalli) y la empresa española dedicada a la perfilería de aluminios Triform Internacional S.A.S., que paradójicamente guarda en la actualidad parte de su mercancía en la zona franca del Eje Cafetero, en La Tebaida, mientras se concluye la construcción de su bodega en Risaralda.

3. Inversión enfocada a la promoción
El tercer pilar de la estrategia consistió en la apertura de la agencia de promoción de inversión, propuesta fundamentada en ejemplos exitosos desarrollados en ciudades como Bogotá y Barranquilla.
Invest in Pereira fue creada con capital mixto proveniente de la alcaldía de Pereira, la gobernación de Risaralda, la Cámara de Comercio de Pereira, Proexport y la zona franca Internacional de Pereira, con el objetivo de vender la capital como destino efectivo de inversión.
Esto ha permitido la llegada de empresas del sector de BPO&O como Acciones y Servicios de Telemarketing, AST o American Asist, que proveen cada una entre 500 y mil 200 empleos directos