17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La columna de Ana Milena

4 de julio de 2011

Como el error se fue fraguando desde los tiempos de la administración del Dr. Jorge Cárdenas, este tiene profundas y múltiples raíces todas avaladas por una legalidad construida sobre el acto de derogar el modelo institucional parafiscal, por cambios de Estatutos, por los votos del Comité Nacional de Cafeteros (¡!!!) , por contratos inicialmente verbales como el de PROCAFECOL, y por ciertas modificaciones introducidas cada 10 años en el  Contrato de Administración del FONDO NACIONAL DEL CAFÉ que aún firman la FEDERACION y el Gobierno Nacional.

Veamos los hechos. Con el ahorro que realizamos en promedio de 20.9 centavos de dólar por cada libra de café verde que produjimos y exportamos desde 1940 hasta el año 2001 – por 60 años,  una cosecha tras otra –  en 1960  Don Manuel Mejía, al frente de nuestro gremio, dio luz verde a una campaña publicitaria para crear una marca distintiva del Café de Colombia y así  construimos entre todos las marcas Café de Colombia®, más popularmente mencionada Juan Valdés®. Cerca de 2.000 millones de dólares hasta el año 2002 invertimos en Promoción y Publicidad. Y donde aún seguimos invirtiendo.

Hoy, una empresa llamada PROCAFECOL  creada en el 2006 por nuestra FEDERACION – quien cobró $20 mil dólares por el derecho a usar la marca Juan Valdés®, con 22.000 accionistas que no fueron los ahorradores que construyeron Juan Valdés®  entre los que se cuentan el BID, propietario del 13%,  Bavaria (Saab Miller), algunos cafeteros con dinero para comprar acciones y otros personajes de los que sabemos – usufructúa comercialmente la marca Juan Valdés®.  Además, está autorizada por contrato renovable para establecer todas las miles de franquicias que desee, comercializar artículos diferentes a café ampliando la oferta de productos y otros acápites más. Por números aproximados podemos decir que casi 500.000 familias cafeteras que sí fueron ahorradoras y creadoras de Juan Valdés® no tienen ni una acción en esa – inalcanzable y recién llegada –  PROCAFECOL.

Bueno. Veamos algunas acciones que nos lleven a corregir ese tremendo error antes mencionado.

Afortunadamente,  los colombianos, tenemos una institucionalidad reconocida por nosotros mismos. Tenemos un Presidente a quien dirigirnos, especialmente ante errores como éste. Y también tenemos una Contraloría que vela por los dineros públicos como son los nuestros en el FONDO NACIONAL DEL CAFÉ. Y una Auditoría General de la República. Y una Procuraduría. Aunque hayamos pasado una década pidiéndoles ayuda, lo hacemos nuevamente: ¡S.O.S.  Ayuda por favor!

También hemos de organizarnos para presentar nuestras peticiones. El tamaño del error y la cantidad de personas e instituciones involucradas, hace indispensable que nos organicemos para comenzar un camino de largo aliento. No es capaz una sola persona, como cuando usted, Guillermo Alonso,  presentó en el 2004 una Acción Popular, con burda respuesta. O cuando el Senador Robledo presenta sus debates sobre el sector cafetero ante tamaños errores y todos, beneficiados y víctimas, siguen como si nada se hubiese dicho en ese 2004.

Vamos a deshacer en Derecho lo que se hizo en Derecho. Hemos de encontrar bufetes de abogados destacados por sus logros que se decidan a trabajar para corregir este error. Tal vez los padres de esos abogados sean cafeteros despojados de sus cédulas cafeteras, de sus cafetales, de sus fincas, de sus casas, de su lugar en la sociedad y de sus ahorros en el Fondo. Tal vez 500 mil familias cafeteras, a la espera, sean cobijadas por una Ley de Víctimas y lleguen a una Reparación. Sería un caso de resonancia mundial.

Y aquí va mi sueño: sueño que se reconozca que la marca Juan Valdés® es propiedad exclusiva del Fondo Nacional del Café. Sueño con una lista donde van registrados los nombres de cada uno de los cafeteros que ahorró en el Fondo y aportó a la construcción de la marca Juan Valdés®. Y sueño con el Fondo recibiendo un ingreso proporcional al éxito de la Marca y velando por el bienestar de esos cafeteros. ¿Expectativas? Juan Valdés® tiene mucho éxito, pues es una de las cinco marcas más reconocidas y queridas por los habitantes del planeta tierra.

Bueno Dr. García, estaremos  todos atentos. Saludes a la mamá y a toda la familia. Atentamente,

Ana Milena.