22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Falta de oportunidades causa migraciones en Risaralda

7 de julio de 2011
7 de julio de 2011

Género
Aunque han sido muchos los avances que se han dado en materia de discriminación de género, aún en nuestra sociedad se presenta esta problemática, reflejada en la convivencia familiar y las oportunidades laborales para las mujeres en comparación con las de los hombres.

Según estadísticas del Dane, Colombia tiene 17.259.000 mujeres en edad de trabajar. De ellas, el 46.3% hace parte de la población económicamente activa (PEA) y un 53.7% se considera población inactiva. Es este al igual un motivo de migración, donde las mujeres alcanzan el 52% de los emigrantes en comparación con los hombres que se da en un 48%.

España
Afirma el director de Pasaportes que “no me explico la cantidad de migraciones hacia España,   sabiendo que el mayor desempleo en Europa se presenta allí y esto recae en los colombianos, definitivamente considero que las personas son un poco arriesgadas”.

Oportunidades
Menciona Leoncio Betancur Botero, director de la Oficina de Pasaportes de la Gobernación, que “la gente va es al rebusque, y cuando es preparada, profesionales con especialización o incluso con maestrías, es más la necesidad de encontrar algo mejor, y  si en el país de origen no hay unas buenas posibilidades económicas la posibilidad que ven estas personas es emigrar, con el fin de encontrar nuevas oportunidades y un país donde sus estudios sean valorados y los paguen bien”.

Es así como las mentes jóvenes, las personas más preparadas de nuestra región y las emprendedoras que aunque no posean estudios tienen toda su capacidad productiva y empuje, buscan sembrar todos sus conocimientos y fuerza laboral en una tierra que les brinde mejor calidad de vida y por lo menos una oportunidad de tener una vida sostenible.

Sometimiento
Pero estas personas que deciden buscar un futuro mejor en otros países son sometidas a prácticas laborales que carecen de remuneración digna y a la ausencia de garantías sociales que los protejan ante los riesgos propios de la actividad que ejecutan, o que mitiguen la calamidad de residir en una cultura ajena a la propia. Siendo así el sueño de estabilidad es una pesadilla.

Uno de los factores que ha contribuido al aumento de población migrante en Risaralda, ha sido el conflicto armado que además de muertos y familias desintegradas ha dejado desplazados, con lo cual viene el abandono de sus tierras productivas y por lo tanto el de su sustento para la vida, lo que repercute en consecuencias económicas para estas familias.
Es por lo anterior que cada vez más personas buscan nuevos caminos que les permitan un mejor desarrollo profesional o por lo menos les posibilite una vida digna, en la cual puedan contar con unos recursos para vivir bien tanto ellos como sus familias.