16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El fantasma que ronda por Europa.

25 de julio de 2011
25 de julio de 2011

victor zuluaga

Por Víctor Zuluaga Gómez
[email protected]Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Comenzó en Grecia, se extendió a Portugal y ahora toca a las puertas de España y Portugal.
Me refiero al fantasma de la crisis económica de la cual no se han repuesto aún estos países europeos y que de alguna manera sobrevuela al coloso del Norte. Mientras tanto, las cuentas que se hacen en el caso de Colombia parecen halagüeñas, al menos para el sector que aglutina  la ANDI, porque en términos generales hay unas troneras en materia de salud, transporte y educación, que no hacen tan confiable el panorama. Más aún cuando de destapar ollas podridas se trata, ahora con el cuento de la DIAN y la pérdida de ingentes recursos.
Comentaba con algunos amigos que uno no se explica de dónde sale tanta plata en este país, para que se la roben en esas proporciones. Es decir, somos tan ricos, que con todos los robos y asaltos al erario público, aún tenemos país.
En cuanto a España, la que le duele tanto a José Izquierdo y desde luego a nosotros como hispanohablantes, la situación es bien complicada. Recuerdo que hace algunos años cuando fui invitado por la Universidad de Santiago de Compostela para hacer un seminario sobre Historia de América Latina, se realizó un foro sobre migración. Asistí a tal foro y en él se presentaron dos posiciones opuestas: la de los constructores que veían a los inmigrantes como una fuerza de trabajo indispensable para el desarrollo de la construcción y el aporte de esa mano de obra joven para el sostenimiento de los pensionados ya que quienes llegaban a España eran jóvenes que no demandaban muchos servicios de salud y d educación. La otra posición la plantearon algunos delegados gubernamentales quienes hacían una proyección y llegaban a la conclusión que llegaría con el tiempo a producirse una situación bien difícil cuando esos trabajadores jóvenes obtuvieran su carta de ciudadanía y reclamaran el derecho a pedir a sus padres, a sus hijos y [email protected] del lugar de procedencia (Colombia, Ecuador, Perú, etc), pues sus hijos demandarían educación y los padres, servicios de salud.
Hoy en día las noticias que aparecen en torno al tema de los inmigrantes, confirma la alarma que tenía el gobierno español en aquella época: se habla de una disminución del número de extranjeros, pero a renglón seguido los analistas advierten que se trata en efecto de una reducción, pero no por el hecho de que abandonen el país, sino por el hecho de que han adquirido carta de nacionalización y por lo tanto, ya  no son extranjeros.
Lo cierto es que la situación para los inmigrantes se torna cada vez más complicada: miles de africanos del norte han emigrado a Europa, huyendo de las guerras en la cuales se encuentran enfrascados la mayoría de los países que tienen sus costas en el Mediterráneo y por otro lado, porque es la construcción la que prácticamente se ha paralizado y es en esa actividad en la cual se ocupaba a la mano de obra extranjera.
Una cosa tienen los “sudacas” a su favor: están acostumbrados a la economía del rebusque y su nivel de vida es infinitamente más bajo que el del europeo. Algo parecido ocurre con el argentino, que come y viste como el europeo. Por eso seguramente son los que más se lamentan de esta crisis.
Entre otras cosas, ¿qué ha pasado con los “indignados?”. Dejó de ser noticia, pero la indignación no ha sido superada.