19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde la Ciudad Milagro

6 de julio de 2011
6 de julio de 2011

En atención a su personalidad maleable y de manzanillo consumado el encargado de los destinos de Armenia José Jesús Domínguez se inventó una junta directiva de las empresas públicas donde invitó gente extraña a participar de  la discusión del retorno del servicio de aseo al seno de la entidad.

Si se revisa la actitud de Domínguez siempre ha sido un personaje gris que busca congraciarse con todo el mundo en procura de sus veleidades personales.

Con su proverbial actitud de cuentachistes hizo saber  que encarceló por espacio de ocho horas a unos convidados de piedra que poco o nada  tenían que hacer allí.

Pero siguen los ratones cuidando el queso.

Llevar al presidente del comité intergremial, Rodrigo Estrada, que siempre ha estado de lado de la privatización de los servicios públicos fue una solemne pendejada y no deja de ser una tontería más ya que  su criterio en defensa de esas  empresas es ampliamente conocido por la opinión.

Pero a estos les gusta que los consulten así sus comentarios sirvan para un ciezo.

Majadería llevar al director del periódico local, Jorge Eliécer Orozco, como  notario de lo improbable y quien se prestó a legalizar una vez más los latrocinios.

Y para qué decir de los otros que se dejaron convalidar en el  redil para taparles la boca.

Fue denigrante el titular de toda la página de La Crónica donde anunciaban en un acto de misericordia con el ahora dueño del poder y así maquillar con evidente manipulación el señuelo de que tendríamos el aseo por cuenta de las Epa.

Periodismo de encaje. Ese que se presta sólo a los intereses mezquinos y que no resiste la menor investigación o por lo menos una regla de oro en la duda cuando las suposiciones provienen de los dueños del poder en la cresta de la corruptela.

Salieron raudos de la encerrona de ocho horas, como misteriosamente le llamaron, para ponernos en remojo sobre lo que vendrá.

Los invitados al aquelarre de las Epa son obsecuentes y amañados a esta clase de protagonismos. Se creen importantes porque les tienden una invitación que no tenía otro objetivo que cooptarlos.

Con qué discurso saldrán ahora a defender lo que debieran tener en mente: los intereses colectivos.

Todo calculado por Domínguez para asegurar apoyos en su milimétrica intención de quedarse hasta el 31 de diciembre de 2011 haciéndole el mandadito a doña Ana.

El alcalde encargado es un valetudinario de los que deshonraron la ciudad.

Todo absolutamente todo, incluida la junta de ocho horas en donde le dieron importancia a muchos de los que hoy reclaman por el descontrol, fue fríamente calculado para seguirnos engañando en el tema del aseo.

Asistentes  que han sido evidentes partícipes de todo el desastre al que asistimos.

Quién puede reclamar justicia con la comunidad de Armenia  como periodista, por ejemplo, si se presta para avalar atropellos. No se sabe si por física ignorancia o porque se hacen los majaderos pero es lo que tenemos y que además tememos.

Son amigos cercanos de los círculos del poder cuando  poco les importa lo que debieran hacer en defensa de lo colectivo.

El 16 de agosto de 2011 el servicio de aseo de Armenia seguirá en poder de Servigenerales así nos maquillen el asunto con juntas de ocho horas y además les hayan hecho un “homenaje”a los de siempre que se prestan para lo indebido y le rubrican el latrocinio a los que sabemos.

Pero la vanidad de los notarios de este asunto es tal que se dejaron cooptar   por el sólo hecho de que les brindaron almuerzo en caja de icopor así hayan renunciado circunstancialmente a su habitual cussinata.

Otros se mueren de hambre o siguen cancelando servicios públicos exorbitantes en beneficio de los empresarios privados y de paso pagando con buenos réditos a familiares de los concesionantes.

Qué tragedia pero esa la triste verdad.  La jauría tras el redrojo. Ellos lo saben pero disimulan. Al fin y al cabo son los mismos. Qué más da.