10 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Las ARP, igual o peores que las EPS

6 de junio de 2011
6 de junio de 2011

Senador Robledo hará graves denuncias en debate del próximo martes 7 de junio.

El Sistema de Riesgos Profesionales es igual de perverso que el sistema de salud. Así lo señaló el senador Jorge Enrique Robledo, quien el próximo martes 7 de junio realizará un debate de control político en la Comisión V de Senado.

De acuerdo con una acción popular instaurada por un grupo de abogados y médicos, las ARP han usado 300 mil millones de pesos de recursos públicos para pagarles a las empresas de corretaje que les consiguen afiliados. A pesar de que este gasto no tiene nada que ver con la atención de los trabajadores que sufren un accidente de trabajo o padecen una enfermedad profesional, las administradoras de riesgos profesionales lo cargan a los recursos del sistema. Al parecer, también pagan con recursos públicos las cuotas a Fasecolda, gremio que las agrupa.

Al igual que las EPS, las ARP están dedicadas a negarles derechos y servicios a los trabajadores enfermos, puesto que sus utilidades aumentan en la medida en que no se reconozca el origen profesional de una patología. En Colombia se reconocen 138 enfermedades profesionales por cada 100.000 trabajadores afiliados al sistema, tasa que es inferior a la de países como Argentina, Alemania y Finlandia. Y no es porque los trabajadores colombianos se enfermen menos o porque en el país las condiciones laborales sean mejores, sino porque las ARP están dedicadas a negar el origen profesional de las patologías para aumentar sus utilidades.

El caso de la gran minería del carbón es supremamente grave. Esta es una actividad de alto riesgo en la que los trabajadores están expuestos a todo tipo de riesgos, incluidas las sustancias cancerígenas. En El Cerrejón hay más de 700 enfermos y en Drummond más de 800. Sin embargo, en los últimos 10 años en Drummond sólo se han reconocido 208 enfermedades profesionales y en Prodeco, empresa de la trasnacional suiza Glencore, tan sólo se ha reconocido un caso.