17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El taponamiento en una bocatoma pprodujo la muerte a 280 mil truchas

29 de junio de 2011
29 de junio de 2011

De acuerdo con la versión entregada por el delegado de la dependencia del gobierno departamental, Fabián Bedoya, la muerte de estos animales en siete de los doce tanques de cría de la compañía se debió al taponamiento de la bocatoma del mismo criadero.

“El suceso se dio por efectos de la ola invernal, al arrastrar la quebrada San José, como fuente directa de los estanques, elementos como ramas, troncos y hojas de árboles, así como balastro y tierra”.
De acuerdo con las estimaciones de los propietarios de Truchas Cocora, las pérdidas se estiman en aproximadamente 40 toneladas, valoradas en una suma de cerca de $200 millones.

De manera complementaria se calcula que de los doce empleados que laboran allí, se tendrían que recortar entre cuatro y cinco plazas para compensar los efectos del hecho, ocurrido durante el fin de semana.
“De los estanques que sufrieron este desabastecimiento, se cree que se pudo rescatar entre dos y tres toneladas, volumen que puede ser comercializado y que se sumaría a las entre ocho y diez mil truchas que se crían en los estanques que no presentaron el problema. Los propietarios explicaron que con esta mercancía se podría sostener la oferta en un periodo de entre una semana y 15 días”, aseguró Bedoya.

Por otra parte se indicó que el periodo requerido para que la planta recupere la capacidad operativa promedio sería de alrededor de un año.
“Esto se debe a que el ciclo productivo de estos animales se demora entre doce y trece meses, entre la edad en la que llegan como alevinos y hasta que se encuentran en la etapa de comercialización”.

Ante las características del desafortunado evento, desde la secretaría de Desarrollo Económico y Competitividad del departamento se ha ofrecido el apoyo para orientar a los empresarios en el acceso a un crédito con tasa preferencial, que les permita recuperar lo que el invierno, casi un mes después de haber culminado el fenómeno de La Niña, les quito de manera intempestiva.

Entre tanto se adelanta la etapa de limpieza por parte de cerca de 40 personas contratadas para el trabajo, de manera simultánea al análisis de impacto ambiental que el desastre pudo haber generado.