28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La tala de árboles erosiona la tierra y afecta la vida de la población

26 de mayo de 2011
26 de mayo de 2011

Alrededor del 90 por ciento de los bosques de Haití fueron talados en el último medio siglo para crear terreno para campos y plantaciones, lo que provocó la erosión que ha arruinado dos tercios de las mejores tierras de cultivo del país. Todos los años se pierden en el país alrededor de 900.000 metros cúbicos de suelo superficial, según la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Los árboles y raíces de Haití mantenían el suelo montañoso de esta parte de la isla en su sitio. Cuando se cortaron, el terreno empezó a deshacerse en los campos. Incapaz de alimentarse a sí mismo, Haití padece ahora de una de las tasas más elevadas de hambre.

Grupos sin fines de lucro tales como el grupo con sede en Estados Unidos Trees for the Future (Árboles para el futuro) trabajan en proyectos de cultivo de árboles en Haití para intentar hacer retroceder los daños. El grupo trabaja con 12 comunidades en las costas arcadinas para capacitar a los granjeros en agroforestación y técnicas de agricultura sostenible.

También están desarrollando viveros de árboles. El objetivo es plantar cientos de miles de árboles en los próximos años venideros.

Los árboles no solamente mantienen el terreno en su sitio. También absorben agua y evitan inundaciones, y mantienen los ríos limpios de sedimentos que pueden matar a los peces.

En 2009, USAID inició un programa de cinco años de duración y 155 millones de dólares para estabilizar las colinas deforestadas de Haití y reducir las inundaciones y los desprendimientos de tierras. El programa de gestión de cuerpos de agua conocido como ridge-to-reef (de los montes a los arrecifes) integra la creación de terrazas, el cultivo de arboles y varios proyectos de desarrollo sostenible para intentar romper el ciclo de destrucción ambiental en Haití.