1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gran premier en Cartagena de Piratas Del Caribe: Navegando Aguas Misteriosas

19 de mayo de 2011
19 de mayo de 2011

piratas del caribe

La presentación  tendrá lugar Multiplex Caribe Plaza  a las 8 en la noche en el “Corralito de Piedra”

Piratas Del Caribe: Navegando Aguas Misteriosas (En Disney Digital 3D™)
Fecha de estreno en Colombia: 20 de mayo de 2011
Director: Rob Marshall.

Elenco: Johnny Depp, Penélope Cruz, Ian McShane, Kevin R. McNally,Astrid Bergès-Frisbey, Sam Claflin y Geoffrey Rush.

Llega Piratas Del Caribe: Navegando Aguas Misteriosas, el cuarto film de la exitosa y súper popular saga Piratas Del Caribe.

 Producida por Jerry Bruckheimer y dirigida por Rob Marshall, la película captura la diversión, el entusiasmo y el humor que encendió la exitosa franquicia, esta vez también disponible en Disney Digital 3D.  
 Johnny Depp regresa a su icónico rol del Capitán Jack Sparrow, acompañado por un grupo de estrellas internacionales, algunas muy familiares, como Geoffrey Rush –quien vuelve a encarnar al indestructible Capitán Héctor Barbossa- y Kevin R. McNally –como el más fiel camarada del Capitán Jack, Joshamee Gibbs-, y otras ‘nuevas’ en la familia pirata: la ganadora del premio Oscar® Penélope Cruz, quien encarna a Angélica, la primera pirata mujer de la saga; Sam Claflin como el incondicional misionero Philip Swift y la actriz francesa Astrid Bergès-Frisbey en el rol de la misteriosa Syrena. 

La historia para la pantalla grande y el guión de esta aventura completamente nueva fueron escritos por los expertos Ted Elliot y Terry Rossio, basados en personajes creados por ellos mismos junto con Stuart Beattie y Jay Wolpert e inspirados en la novela de Tim Powers. 

Más allá de la trilogía

https://mail.google.com/mail/?ui=2&ik=5effa3b3cd&view=att&th=12ffec8e1adb26bc&attid=0.3&disp=inline&realattid=f_gnt206fu2&zw

“Cuando los tres films juntos suman un total de 2.6 mil millones de dólares en recaudación mundial, tú comprendes rápidamente que la audiencia del mundo entero te está enviando un mensaje”, apunta el productor Jerry Bruckheimer, acerca de la abrumadora respuesta que las primeras tres películas de PIRATAS DEL CARIBE [LA MALDICIÓN DEL PERLA NEGRA (estrenada en 2003), EL COFRE DE LA MUERTE (2005) y EN EL FIN DEL MUNDO (2007)] obtuvieron.

 “Los números son geniales”, continúa Bruckheimer. “Pero mejor todavía es que ellos indican algo acerca de lo que estos tres films significaron para los amantes del cine.  La audiencia se enamoró del género pirata nuevamente, después de su ausencia en los cines durante tres décadas, ¡y ciertamente adoraron a Johnny Depp en el papel del Capitán Jack Sparrow!
Hay más aventuras en las que el Capitán Jack puede embarcarse y, en ese sentido, nuestros guionistas, Ted Elliot y Terry Rossio, han creado todo un mundo para explorar”.

Adentrarse en ese mundo es justamente lo que los espectadores harán cuando viajen junto con el Capitán Jack en este viaje lleno de acción hacia la legendaria Fuente de la Juventud. Cuando Jack cruza su camino (y su espada) con la enigmática Angélica (Penélope Cruz),  una cautivante pirata con quien él comparte un dudoso pasado, ella lo obliga a abordar el Queen Anne’s Revenge, el barco del legendario pirata Barba Negra (Ian McShane).

 Encontrándose prisionero en un inesperado viaje hacia la legendaria fuente, Jack deberá usar todas sus tretas para lidiar con el temible Barba Negra y su tripulación de zombis; con Angélica, quien puede –y debe- igualarlo palabra a palabra y espada con espada; y con las hermosas, encantadoras sirenas, cuyas magistrales habilidades podrían atraer hasta al más experto de los marineros hacia su propia perdición.
 Johnny Depp, quien se enamoró perdidamente del personaje del Capitán Jack Sparrow en el transcurso de los tres primeros films, estuvo ciertamente listo para una nueva aventura: “La idea de una cuarta película, después de finalizar PIRATAS DEL CARIBE: EN EL FIN DEL MUNDO, fue algo que dio vueltas en mi cabeza. ‘Espero que así sea’, pensaba.
 “Cuando terminas de interpretar al Capitán Jack se produce una cierta descompresión. Es una sensación no del todo placentera, porque a mí me gusta mucho encarnar a ese personaje”, dice Depp. “Hay un gran confort al interpretarlo porque tienes licencia para ser completamente irreverente, subversivo; absolutamente abstracto en todas las situaciones. Lo conozco tan bien que todo eso me sale naturalmente”.

El actor agrega: “Me sentí feliz con el trabajo que Ted y Terry hicieron con el guión para NAVEGANDO AGUAS MISTERIOSAS. Fue como si las puertas se hubiesen abierto nuevamente y todo estaba allí, vivo y fresco. En esencia, creo que el film se parece al primero de la saga: todo va desde un punto ‘A’ hasta ‘D’ y hasta ‘Z’, sin tramas secundarias ni muchas complicaciones”.

 Depp también se entusiasmó de trabajar por cuarta vez con Jerry Bruckheimer, quien fue sumamente respetuoso de la original visión que el actor tuvo del Capitán Jack Sparrow cuando comenzó el rodaje de la primera película. “No hubiese sido posible completar un tercio de la primera PIRATAS DEL CARIBE sin la presencia de Jerry Bruckheimer”, afirma. “Sin su apoyo, su entendimiento del material y su forma de pensar (‘Bueno, sé que algunos podrán tener algo de miedo pero para mí esto es completamente divertido así que, ¡hagámoslo!’), el primer film hubiese sido mucho más genérico, no tan entretenido ¡y a mí me hubieran despedido!”, se ríe.

 “Jerry conoce estos films tan bien. He estado en mil reuniones con él y nunca da un paso en falso; siempre tiene una idea interesante. Y, si estás en un aprieto, él es esa persona que dice: ‘No te preocupes; lo solucionaremos’. Jerry realmente produce; es indomable todo el tiempo y te permite trabajar en una atmósfera que posibilita hacer algo interesante y diferente. Nunca ha habido presiones en ese sentido; es más bien una sensación de ‘Bruckheimer tiene todo bajo control’. Y tú saber que él está manejando todo. ¡Eso es bueno!”.

 Bruckheimer apunta: “En este momento, Johnny es el actor más popular del mundo; uno de los mejores a nivel internacional y, seguramente, uno de los más comprometidos y trabajadores. Es alguien con quien todos adoran trabajar porque cada día llega al set con una sonrisa, listo para batallar y pasar un buen rato”.

 Cuando llegó el momento de encontrar al director de NAVEGANDO AGUAS MISTERIOSAS, tanto Jerry Bruckheimer como Johnny Depp estuvieron completamente de acuerdo con quién debía ser: Rob Marshall, quien ya había realizado Chicago –ganadora del premio Oscar® a la Mejor Película- y las ambiciosas Memorias de una geisha y Nine: una vida de película. “Rob es un director sin miedo a los grandes desafíos; por eso puede asumir riesgos”, asegura Bruckheimer. “Más aún, su experiencia en el mundo de los musicales teatrales y en las coreografías para cine fueron un enorme beneficio para esta película. Definitivamente, necesitábamos a alguien que pudiera poner en escena mucha acción y que entendiera del movimiento. Rob es también un excelente narrador y, por si fuera poco, tiene un gusto impecable”.

 Johnny Depp tenía una muy breve lista de directores con los que quería trabajar en la cuarta entrega de PIRATAS DEL CARIBE. “Habíamos realizado las tres anteriores con Gore Verbinski, quien no estaba disponible para este nuevo film porque había ya asumido el compromiso de Rango. Eso nos creó un gran dilema en principio”, apunta el actor. “Se mencionaron algunos nombres”, sigue, “y cuando apareció Rob pensé: ‘Tiene que ser él. Sólo esperemos que sea un buen tipo’. Yo había visto todos sus films anteriores y siempre pensé que es dueño de una gran sensibilidad. Tiene un genial y muy particular enfoque de los personajes; su sentido estético es magnífico y su ritmo es perfecto. Así que, nos reunimos y hablamos. Desde el primer segundo supe que él era el indicado. Sólo lo supe”.

 “No creo que haya habido alguien mejor para continuar el legado de Gore. El punto de vista de Rob fue muy respetuoso de lo que se había creado en los tres primeros films pero, a la vez, tiene su propio sello. Le dio un nuevo ángulo a la historia; trajo un nuevo par de ojos y aportó una apariencia fresca”.

 Rob Marshall es un valuarte del cine estadounidense contemporáneo, cuyo estilo ha sido acertadamente descripto como ‘de hierro y cubierto en terciopelo’. Las tres primeras obras del aclamado director, Chicago, Memorias de una geisha y Nine: una vida de película, cosecharon un total de 23 nominaciones a los premios Oscar®. Marshall afirma que tomar el timón del cuarto film de esta exitosa saga fue como una decisión ‘a medida’ para él.

“Siempre había querido hacer un clásico film de aventuras”, confiesa. “Creo que algunos pensaron inicialmente que me estaba alejando de mi estilo pero, para mí, no es así en absoluto. Esto es una prolongación de mi trabajo, específicamente porque la acción es una suerte de coreografía.

“La acción en PIRATAS DEL CARIBE, tal como ocurre con una danza, está coreografiada al milímetro. Para que las secuencias de acción funcionen, hay que unirlas cuidadosamente, como si se tratara de un detallado mosaico. Eso ocurre también con la danza. La acción debe, además, estar sustentada en una buena historia y en personajes bien desarrollados”. 
Marshall también estaba entusiasmado con la posibilidad de trabajar con el hombre que se había entregado en corazón y alma a la saga PIRATAS DEL CARIBE: Johnny Depp. “Mucha gente me había dicho: ‘Ustedes dos deberían trabajar juntos. Serían un gran equipo y les encantaría filmar juntos’.

Así que, cuando me ofrecieron hacer esta película, lo primero que vino a mi mente fue: ‘Es una gran oportunidad para conocerlo a Johnny’. Él es una persona extraordinaria, no sólo porque es un genio y un talento creativo, sino porque también es un hombre amable, atento y elegante. Realmente siento que él es como de otra época. Llega todos los días al set y le da la mano a cada uno de los que están allí. Se toma el tiempo para asegurarse de que todos están felices”.

 Tiene una profunda ética profesional y, a la vez, es tan divertido. Nos hacía reír todo el tiempo. Ya se sabe que, en el cine, se manejan unas agendas muy agotadoras. En nuestro caso, teníamos mucho por hacer todos los días pero lo disfrutábamos gracias a él, debo reconocer”.

“Desde el comienzo, Rob supo cómo hacer todo de la forma más simple posible”, apunta Johnny Depp. “Yo sabía qué usaría y qué no. Es increíblemente eficiente; siempre decía: ‘Estemos atentos al corazón de la historia y divirtámonos mientras lo hacemos’”.   “Johnny y Rob se llevaron bien instantáneamente y la relación se volvió aún mejor en el transcurso del film”, observa el productor ejecutivo John DeLuca. “Los dos estaban felices de estar en mutua compañía en el set; encontraron ese espíritu amable en cada uno”.

 El aclamado dúo formado por Ted Elliot y Terry Rossio, que antes del primer film de PIRATAS DEL CARIBE ya habían escrito otros clásicos contemporáneos como Aladdín y Shrek, cavaron aún más profundo en el cofre del tesoro en busca de nuevas historias, tradición y mitología para crear PIRATAS DEL CARIBE: NAVEGANDO AGUAS MISTERIOSAS con la ayuda de de la muy admirada novela homónima escrita por Tim Powers, de la cual tomaron algunas sugerencias para la película. “El lineamiento fundamental era crear una historia individual en lugar de una ‘continuación’ de la trilogía o de un ‘comienzo’ para otra”, destaca Rossio. “Y por supuesto, el libro de Tim Powers fue de gran inspiración para los personajes, la historia, los escenarios y la trama básica”.

 Para escribir el guión, Elliott y Rossio confiaron en sus propios instintos en primer término pero también consideraron a la enorme audiencia de los tres primeros films. Rossio, particularmente, es afecto a involucrarse en charlas online con fanáticos del cine a través de su propio sitio web. “Fue muy valioso estudiar un poco a los seguidores para ver cómo reaccionaban ante diferentes anuncios concernientes al film”, explica. “Personalmente, me sentí energizado para diseñar y escribir la película, sabiendo lo mucho que les importa a sus fanáticos y cuánto ellos aprecian los aspectos ambiciosos y los matices de la historia”.

 Por cierto, las tres primeras películas han generado una auténtica cultura popular así como también una suerte de ‘PIRATAS DEL CARIBE manía’, tal como se evidenció no sólo en la excelente respuesta en taquilla sino también en el creciente número de espectadores que concurren al cine vestidos como alguno de los personajes de la saga o como un pirata de su propia autoría. 

Con las historias de Will Turner (Orlando Bloom) y de Elizabeth Swann (Keira Knightley) resueltas en EN EL FIN DEL MUNDO, Elliott y Rossio buscaron crear nuevos personajes además de retener a algunos de los favoritos de la saga, particularmente al Capitán Héctor Barbossa (Geoffrey Rush), Joshamee Gibbs (Kevin R. McNally) y, por supuesto, al Capitán Jack Sparrow.

La novela de Tim Powers incluía al legendario Barba Negra, el más temido de todos los piratas, como uno de los personajes principales. Difícilmente podía concebirse un mejor villano que él para la película. Quien sí fue creada es la protagonista femenina, Angélica, una mujer que está a la altura del Capitán Jack en todo sentido. “Fue especialmente divertido contraponer a Jack y Angélica”, dice Terry Rossio, “puesto que Jack nunca antes se había expuesto a una mujer que es su par en términos de astucia y egoísmo”.

Elliot y Rossio escribieron en colaboración estrecha con Jerry Bruckheimer, Rob Marshall, Johnny Depp y las cabezas de producción del equipo de Bruckheimer, los productores ejecutivos Mike Stenson y Chad Oman. “Johnny fue clave en el diseño de NAVEGANDO AGUAS MISTERIOSAS”, informa Terry Rossio, “desde la historia hasta el diseño de los personajes, los escenarios y las líneas del diálogo. No podríamos haber logrado este guión sin su ayuda. Él conoce tan bien al personaje de Jack Sparrow que, definitivamente, uno quiere escuchar todas las ideas e instintos que tenga, sean grandes o pequeños. Yo puedo imaginar al personaje de Jack Sparrow, pero Johnny lo vive”.

Depp disfrutó mucho de comprometerse creativamente con la historia del film. “Básicamente, es como ir a un grupo de reflexión y comenzar a arrojar ideas”, cuenta el actor. “Si alguna prende, genial. Y si el resto la acepta, mucho mejor. Afortunadamente, creo que, para el bien de la película, todos fueron muy receptivos. Queríamos hacer un film diferente y refrescante en lugar de, bueno, simplemente otra secuela”.
 “Teníamos un período bastante corto para desarrollar el guión, así que quisimos contar con la mayor colaboración posible de Johnny”, comenta el productor ejecutivo Mike Stenson. “Él llegó con muy buenas ideas, entre ellas la de hacer que Philip fuese un misionero. Tiene mucho instinto acerca de lo que funciona bien y lo que no”.