5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Erradican 16 hectáreas de coca en el oriente de Caldas

12 de mayo de 2011
12 de mayo de 2011

La Patria. El Ejército y la Policía ya erradican 16 hectáreas de hoja de coca que la Policía detectó disgregadas hace un mes en Samaná y Norcasia. El hallazgo se dio durante un monitoreo aéreo hecho sobre esos dos municipios y Pensilvania, y contó con el apoyo de la Fuerza Aérea y con el acompañamiento de dos ingenieros de la ONU que certificaron el caso.

"Seguiremos con los monitoreos", indicó el Comandante de la Policía de Caldas, coronel Herman Alejandro Bustamante Jiménez, quien informó que el año pasado erradicaron alrededor de 50 hectáreas en el departamento.

El oficial indicó que 90 hombres de la Policía y del Ejército se encargan de la erradicación manualmente, labor que apoya la agencia presidencial Acción Social. Son 12 hectáreas en Norcasia, en límites con Antioquia, de las que se encarga el Ejército, y cuatro en Samaná, que asumió la Policía.

"La idea es mantener limpio el departamento de cultivos ilícitos, cosa que también genera un factor favorable para que los subversivos que vienen a esconderse no encuentren formas de financiación", expresó Bustamante.

 El coronel agregó que hacen un control especial en la vereda Alejandría, de Samaná, donde ha sido tradicional el cultivo de coca.

El comandante del Batallón Ayacucho, coronel José Luis Vodniza, aseguró que los cultivos hallados no son nuevos.

Bustamante Jiménez insistió en que los guerrilleros que los campesinos del Magdalena caldense dicen haber visto son subversivos que operan en Antioquia y que pasan los límites para esconderse temporalmente en Caldas.

El oriente y los cultivos

Vodniza explicó que hay varios factores que inciden para que los cultivos de coca proliferen en el oriente del departamento.

"Las vías de acceso son muy difíciles, lo que dificulta que las entidades gubernamentales como el Ejército entren a pasar revista; nosotros llegamos hasta el último rincón porque hacemos movimientos por tierra".

Añadió que otros aspectos que dificultan el patrullaje en la zona son la topografía, que incluye selvas y montañas. "Patrullar por selva es supremamente complicado, esa destreza solo se adquiere en el Caquetá, luego de un proceso de adaptación de tres meses".

Otro factor es el clima, propicio para el cultivo de coca. Es caliente en la selva y frío en las montañas, por lo que los soldados son más vulnerables a la leishmaniasis, enfermedad por la que han evacuado de la zona a 84 de ellos.

El coronel dijo además que el oriente ha sido una región cocalera durante mucho tiempo, por lo que se convirtió en una costumbre.

"La poquita coca que producen en Caldas se la llevan para Antioquia", agregó. Policía, Ejército, DAS, CTI y Fuerza Aérea trabajan juntos para erradicar del departamento esos cultivos, pues es uno de los objetivos que les ha trazado el actual gobierno departamental. Sin embargo, no hay una fecha límite.

Hay que recordar que esa fue también una de las metas de la administración del gobernador anterior, Emilio Echeverri. "Sacar hoja de coca es de las cosas más complicadas porque eso se aferra mucho a la tierra, por eso es la demora", concluyó Vodniza.