6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A 16 meses de abrir sus puertas, vendido el 95% de Unicentro

20 de mayo de 2011
20 de mayo de 2011

La Crónica.  El extraordinario momento de inversión en Armenia fue ratificado por las firmas Camú y Pedro Gómez, al anunciar que el 95% del centro comercial Unicentro Armenia ya se encuentra vendido, una cifra impresionante si se tiene en cuenta que faltarían 16 meses para su inauguración, al abrir sus puertas el 14 de septiembre del año entrante.

“Es un éxito, sólo podemos sentir satisfacción de que un proyecto apenas empezando ya sea una realidad. Es la demostración de que cuando se le presenta a la comunidad y a los inversionistas proyectos bien estructurados, de la mano de personas serias y conocedoras como don Pedro, estos proyectos tienen resultados positivos”, señaló César Augusto Mejía, de Camú.

El empresario quindiano se refirió al ‘boom’ que vive actualmente la construcción con proyectos que se han afianzado en menos de un mes.

“Primero hay que concretar los proyectos que han surgido recientemente, que son bien atractivos e importantes. Eso quiere decir que hay entusiasmo y credibilidad, que se está invirtiendo y arriesgando, y que al multiplicarlo nos quitaríamos el deshonroso lugar en desempleo nacional. Este fenómeno ya jalona una economía que en nuestro caso nos llevará a seguir construyendo vivienda porque habrá demanda, y en el comercio y otras actividades requerirá la ampliación de las capacidades operativas”.

Los cálculos de los gestores de la iniciativa estiman beneficios tangibles incluso para la administración local: por la licencia de construcción se habrían pagado 140 millones de pesos, una parte para la curaduría y la otra para las arcas municipales; en la construcción se generarían 500 plazas de empleo con un salario promedio de $800 mil más prestaciones sociales, lo que representa tanto aportes parafiscales como la capacidad adquisitiva del personal; mientras que en la etapa de operación la gran superficie generaría en sus 400 empleos directos una cifra de entre 450 y 500 millones de pesos mensuales por concepto de predial y una cifra similar en industria y comercio, sin olvidar la remuneración del personal.

Al respecto Pedro Gómez Barrero, precursor en Colombia de este tipo de comercio al ser el artífice del primer Unicentro, en Bogotá, destacó que la existencia de un establecimiento de este tipo en una ciudad ha llevado tradicionalmente a que aumente el valor del metro cuadrado en la zona en una tasa que, sin embargo, es difícil calcular.

“Con certidumbre irá aumentando cada vez más el valor del terreno. En Bogotá, después de 35 años de abrir sus puertas Unicentro sigue subiendo el valor a niveles de hasta $40 millones, y lo mismo pasa con el centro comercial Andino en Medellín, Cali, Cúcuta, Pereira, Tunja o Pasto. Siempre que nos decidimos a construir un centro comercial hacemos estudios previos muy juiciosos que nos muestran tanto la conveniencia económica como el bienestar para la respectiva localidad. Aquí se dieron muy positivamente las dos circunstancias, tenemos la certidumbre de que servirá a la comunidad y va a elevar la calidad de vida de la gente”.

Confirmó la posición ya entregada anteriormente a este diario, de que dependiendo de los resultados obtenidos con Unicentro se buscarían nuevas oportunidades de inversión en la ciudad: “Estamos pensando en hacer algo más, analizando oportunidades. Lo que pasa es que no nos gusta anunciar algo que no sabemos si lo vamos a hacer”.

La ciudad vista por el inversionista

Gómez Barrero señaló que lo primordial para incursionar en un mercado nuevo desde la óptica del inversionista es que se garanticen la claridad y respeto a las normas, algo en lo que Mejía se mostró de acuerdo.

“Ha faltado un poco de agilidad en la administración actual para atraer la inversión. Nos llevamos diez meses para que nos aprobaran el plan de implantación, es mucho tiempo, y es deber de las administraciones públicas propender para que todos los días llegue inversión nueva. El próximo alcalde o incluso la actual, deben ir con seriedad ante el gobierno nacional y presentarle proyectos con sustento técnico y financiero para sacar adelante iniciativas para la ciudad”, explicó el empresario regional.

Se mostró deshinibido para poner como ejemplo de su argumento el caso de ‘Ciudades Amables’ y su incidencia en el desarrollo de una planeación que permita ejercicios de crecimiento acordes con el nivel de competitividad esperado.
“Pienso que la ciudad en un momento debe ampliar la infraestructura vial. Lo he dicho varias veces, ‘Ciudades Amables’ es un proyecto importante, una inversión nacional que se trajo a la región y que vale la pena, pero me parece que hay cifras que deberían estudiarse. Se habla de 32 mil millones de pesos en andenes, lo que es muy bonito pero que nos deja pensando si no será mejorar las vías de acceso entre las avenidas Bolívar, Centenario y la 19, o si no se requiere abrir vías en otros puntos de la capital”.

Ante la idea, discutida ya en la administración del ex alcalde David Barros Vélez, de abrir la carrera 15 desde el norte hasta el centro, fue enfático al calificarla como un capricho.

“La carrera 15 nunca ha estado en cabeza de las personas estudiosas del transporte y la movilidad en la ciudad. Cuando de manera desafortunada se planteó atravesar los predios con esta vía la universidad del Quindío como consultora del municipio consideró que no era necesario y que era demasiado costosa, que lo mejor era continuar la 16 hasta la calle 2. Pensar en seguir en la cuadrícula española de 80 por 80, con vías cada 80 metros, es absurdo. Ahora tenemos un tráfico mayor y por lo tanto debe haber distancias más largas entre semáforo y semáforo. Por eso no es raro que vea en ciudades grandes lotes grandes como este. Era el capricho de un alcalde que quiso entorpecer el desarrollo económico y nos demoró el desarrollo de la obra”, explicó.