20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

SOS, por los desarraigados

31 de marzo de 2011

Las personas desarraigadas son las mismas que todos conocemos como desplazados o desterradas por fuerza mayor y merecen este calificativo por cuanto "han sido separadas del lugar o medio donde se han criado o se les han cortado los vínculos afectivos que tenían con ellos", según lo indica la versión del diccionario de la Real Academia Española. Estas personas han tenido que abandonar su lugar de habitación natural por causas extremas y, por lo tanto, están  desarraigadas. No nos digamos mentiras, la gravedad de este problema se puede ver claramente con el último dato de las personas desplazadas  de manera forzosa que ingresan diariamente a las principales ciudades colombiabas y que, según la entidad no gubernamental

" Consultoría para los Derechos Humanos y el despazamiento ", ( C O D H E S ), ya sobrepasaron los 5 millones, es decir, más del 10% de la población y es por lo mismo que "Colombia, es líder mundial en desplazamiento forzado". El cuadro de vivencia es dramático para estos seres humanos que vemos todos los días en las calles de las principales ciudades colombianas y en países fronterizos, como  Venezuela y Ecuador, mendigando o pidiendo una ayuda por cuanto en otros tiempos lo  tenían todo y hasta más, pues vivían en una casa, disfrutaban de extensos terrenos, sus hijos estudiaban en las escuelas públicas de las veredas y corregimientos o en la población más cercana a su lugar de vivienda, cultivaban los productos que deseaban, etc., etc… Ahora no  tienen ni siquiera dónde dormir y en qué laborar; por lo tanto, son desarraigados. Es por lo anterior que hoy se hace más necesario que todos los estamentos nacionales y sobre todo el Gobierno Nacional,  hagan una verdadera política social para la población desarraigada. Para comenzar, que a esas personas se les brinde la oportunidad de realizar una labor o trabajo productivo y así tendrían que retirarse de las principales vías de las ciudades, donde están dando un espectáculo deprimente e inhumano. Seguro que en toda Colombia existe una identidad en el sentido de que se necesita una política de acción y ayuda inmediata para las personas desarraigadas, tal  como lo han señalado muchos comentaristas, en diversas notas  editoriales y en muchos informes periodísticos.

[email protected]