3 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El efecto dominó en el mundo musulmán.

7 de marzo de 2011
7 de marzo de 2011

El caso podría ser similar al de los países musulmanes en la medida que si bien no existen las cerradas castas como en la India, el aspecto religioso penetra todas las estructuras sociales y políticas y se ejerce una discriminación hacia la mujer, en unos niveles mayores o menores de acuerdo con la secta islámica a la cual se pertenezca.
Creo que fotografías de mujeres mutiladas y otras lapidadas, han dado la vuelta al mundo, y ese castigo se aplica a las mujeres infieles. Y alguien podría decir que está bien que se castigue el adulterio, pero estaría bien que los mismos remedios se aplicaran a los hombres. Los Chamí, por ejemplo, aplican duras penas a las mujeres infieles, pero a los hombres también le aplican la misma medicina.
Bien interesante lo que está ocurriendo en estos momentos, pues gobiernos con respaldo religioso o de tendencias laicas, revolucionarias o conservadores, han ido cayendo como un castillo de naipes, para sorpresa de muchos y miedo de otros tantos.
En el fondo de todo ello existe un sentimiento de inconformidad liderado por las nuevas generaciones que han visto cómo han fracasado las propuestas “revolucionarias” de Gaddafi y las monarquías centenarias de Marruecos. El proceso de globalización que sigue siendo posible por los grandes medios de comunicación seguirá siendo un referente fundamental para que las nuevas generaciones puedan ver ofertas de moda, de gastronomía, de urbanismo, en fin, de mundos diferentes con los cuales se puedan comparar. Y es precisamente esa juventud la que está generando e impulsando esa inconformidad que amenaza a líderes endiosados como los de Egipto y de Libia.
Las rebeliones  irrumpen de una manera desconcertante, en gran medida  porque esa inconformidad estaba enmascarada por el respaldo que muchas potencias de Occidente daban a líderes corruptos del mundo musulmán, con el fin de asegurar, como en el caso de Egipto, el transporte seguro del petróleo proveniente del mundo árabe y servir de escudo protector para Israel, aliado incondicional de los Estados Unidos.
Todo ello refuerza la idea de que los movimientos han sido en gran medida espontáneos y es bien difícil poder prever cuáles serán los desenlaces, o dicho de otra manera, cuáles serán las fuerzas políticas o religiosas que se verán beneficiadas por estas rebeliones.
Lo que sí queda claro es que la resistencia tiene sus límites y que el poder, cuando se ejerce de una manera prolongada, se corrompe, porque esos líderes eternos se van rodeando de unos áulicos que echan incienso sobre la encarnación del “mesías”, de tal manera que éste pierde la noción de tiempo y de lugar. De ello sabe mucho el doctor José Obdulio que en estos días estuvo en Pereira inaugurando el “Centro de pensamiento uribista”.