16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Margarita Robleda, una mexicana que escribe para niños y niñas de cero a 112 años

30 de enero de 2011
30 de enero de 2011

En estos momentos se dedica a realizar programas de prevención para jóvenes con el Consejo Estatal de la población del Estado de Campeche, Coespo, por lo que sus nuevas canciones surgen vestidas de rap y pop para construir nuevos puentes hacia la juventud.

Nacida en Mérida, Yucatán – México, cuenta con el Premio Nacional de Cuentos para Niños (NIBA) y el Caracol por su oralidad otorgado por la Asociación Mexicana de Narradores Orales (AMENA). Margarita se reconoce peninsular y está de acuerdo en afirmar que su sangre Maya la hace poeta y la pirata audaz y valiente, por lo que visitar a Cartagena en estos días la entusiasma doblemente, por un lado la ciudad en si y por el otro… la posibilidad de que algún pariente heredero de aquellos corsarios que comunicaban el Caribe pueda aparecérsele y decirle “hola Margarita, bienvenida y aquí te tengo el tesoro guardado”, porque considera que es mucha la similitud que tiene Yucatán con Cartagena por estar en el Caribe y ser un mismo Caribe.

Entrevistar personajes que tengan que ver con la literatura es algo fantástico y en esto estoy de acuerdo con aquellos que dicen que de verdad los poetas, los escritores y los periodistas tienen mucho en común y es que solo saben hablar de cosas fantásticas porque se dejan llevar por el mundo de la imaginación hasta el punto de hacerla y crearla como verdadera realidad.

Cuando llegué a entrevistar Margarita tenía algunas expectativas de cómo sería una persona que se dedica a escribir y a imaginar cuentos para niños, pues debe trasmitirles tantas cosas para que piensen y creen, como para hacerlos mantener alegres y que en el momento de la noche se vuelva el susurro que los hace caer en manos de Morfeo y de verdad que no estaba equivocado, encontré una mujer de edad madura, pero de espíritu de joven y con ese niño que todos llevamos por dentro a flor de piel y lo que más me llamó la atención fue en la manera en que se me presentó y en seguida de salieron los versos de un rap, cosa extraña, pero que interpretaba con gran profesionalismo.

Esta es una entrevista totalmente diferente, no quiero presentarla como preguntas y respuestas, sino lo que sentí y lo que pude aprender en 45 minutos, mientras que me tomaba un delicioso café (legítimo café), pues me lo estaba tomando en una sala de estar del Hotel Marriot en el sector de Ciudad Salitre de la capital colombiana.

Éramos tres personas alrededor de una mesa, la jefe de prensa de Editorial Panamericana, la entrevistada y este periodista, era mucha la bulla que se escuchaba, pero era tan agradable la conversación que nosotros estábamos trasladados a un mundo diferente, en donde las anécdotas y las declaraciones con satisfacción de lo vivido era lo más importante.

Esta mexicana se confesaba, decía que no tenía miedo a la muerte sino a las injusticias y a que los jóvenes se perdieran en el vicio y al ver las experiencias que se vivían en su país en este campo pensó en plasmar en letra de molde cosas más agradables que sirvieran de compañía a los niños y a estos jóvenes sin rumbo.

Hablamos de todo y nos contó que en los años setenta escribía canciones protesta, porque según ella dice ha protestado por todo, por las injusticias y las desigualdades, pero lo mas curioso del cuento es que ella misma dice que es una persona bastante alegre y lo mejor de todo, positiva, porque cuida sus palabras, porque el solo hecho de que las palabras se hagan realidad le hacen mirar hacia un futuro mejor.

Sobre la tristeza dijo que estar triste es algo normal y corriente porque hay días nublados y días soleados pero que debemos de luchar por estar la mayor parte del tiempo felices.

El patio de su casa fue el comienzo para poder dar rienda suelta a sus historias, las que se fueron tejiendo día tras día, después de las experiencias y las investigaciones al respecto.

Al declararse ecologista, dice que se pone triste porque le duele los árboles que se talan para hacer papel y lo peor, para hacer zapatos y otras cosas, porque es una forma de acabar con la naturaleza y entre las cosas que más le duelen está esa, que seamos los mismos hombres los que estamos terminando con la naturaleza.

Le gusta tocar temas de terror, y al preguntarle que porque cuentos de terror para niños, explicó que ellos mismos les fascina vivir esas situaciones de terror y que además juega con el humor negro y narra en este momento parte de uno de sus cuentos y de verdad que es fantástico.

Su primer libro “De que se puede, se puede” lo publicó en 1983 y de ahí en adelante fueron saliendo las historias que ha contado y publicado hasta el momento.

Nos llamó la atención entre muchas cosas, cuando nos contó que descubrió durante una de sus presentaciones como los niños estaban tan solos y querían hablar, porque cuando contaba sus cuentos y cantaba sus canciones, los niños la interrumpían y le decían mírame, estamos aquí, parecía que no les importaba lo que les hablaba sino el acercamiento hacia ellos, lo que hacía que la despidieran con aplausos a rabiar y con deseos de que no se fuera. Está de acuerdo esta escritora que la mayoría de hombres y mujeres no están preparados para ser padres y por eso es que abandonan a sus hijos.

Es consciente que a la gente hay que hablarle en el idioma que le entiendan, hablarles que hay violencia y no ocultar los problemas, porque de lo contrario no se van a encontrar soluciones a corto plazo.

Dice que escribe a cualquier momento, y que nunca se ha arrepentido de lo que ha escrito, por lo contrario piensa que el siguiente libro será la continuación del anterior y por eso es que se dedica a decir las cosas como lo siente y en el momento indicado.

Nos habla que el mejor regalo del mundo es uno de esos libros que le ha llegado al alma porque es una historia para ella hecha realidad, en donde muestra a su personaje logrando lo que quiere pero al mismo tiempo siendo tan humana como debe de ser y tan soñadora como nadie.

Es la primera vez que viene a Colombia, llegó para estar en lugares como la Casa Bolívar, el Centro Cultural Juan de Dios Amador-Boston y en el centro cultural Las Palmeras de Cartagena en el Hay Festivalito 2011, donde compartió con niños cartageneros en tres oportunidades.

Margarita Robleda ha estado en programas de radio y televisión, con público infantil y juvenil, porque una de sus metas es poder ayudar a corregir los caminos de estas pequeñas personitas que serán el futuro del mundo.

Es tanto su espíritu juvenil que en uno de sus recorridos por el occidente de la capital colombiana se encontró en el centro comercial Ciudad Salitre a tres jóvenes con peinado punk y le llamó la atención como estaban vestidos y como hablaban, hasta el punto de que se les acercó a saludarlos y lo hizo rapiando, lo que le llamó la atención a los jóvenes porque son músicos del grupo Frank & Arrow, el duo del control, se tomaron fotos y comenzó allí una linda amistad que las dos partes valoraron según comentarios que nos hicieron.

Escribir para niños es descubrir sus alegrías, sus miedos y sus deseos de salir adelante, dándoles la oportunidad de mostrarles un camino mejor y decirles que todo lo que sucede en el mundo tiene que suceder hasta la muerte que es un estado natural, esto en palabras de la gran Margarita Robleda, que destila alegría y amistad además de una paz enorme a cada momento.