17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gramalote: un pueblo que desaparece

20 de enero de 2011
20 de enero de 2011

Y las construcciones se fueron viniendo al suelo sin que los habitantes pudieran hacer algo para evitarlo. Pavimento quebrado, paredes tarjadas, techos caídos es lo que han presentado los noticieros de televisión. Imágenes que muestran la tragedia de unas familias que se ven forzadas a dejar sus viviendasporque la naturaleza está arrasando con el pueblo donde hicieron realidad sus sueños.

El geólogo Carlos H Flórez, de la Universidad Francisco de Paula Santander, señala que no obstante el conocimiento que se tenía de los problemas asociados a la falla geológica,  nadie en Gramalote  previó el dramático final del pueblo. El profesional sostiene que “nunca se estudiaron las fallas geológicas que atravesaban el casco urbano”. Y afirma que un informe del año 2002 recomendaba a las autoridadesla realización de estudios de morfotectónica y neotectónica en el terreno donde fue levantado Gramalote. Según el geólogo, en ese estudio quedaba evidenciada la existenciade un fenómeno de inestabilidad geológica. Y agrega que “la débil información técnica que lo acompañaba no permitía prever las dimensiones monumentales de lo que podría ocurrir”.

La desaparición del Municipio de Gramalote es consecuencia del fuerte invierno que viene azotando a esa región de Colombia. La cantidad de agua absorbida por la tierra desestabilizó los terrenos. Según el geólogo arriba citado, las intensas lluvias sobrepasaron los registros históricos de precipitación pluvial. Sostiene que el agua “se infiltra en el suelo llenando los poros o espacios que en él existen”.  ¿Consecuencias? “El suelo se satura, y aumenta su peso, facilitando que se debilite y caiga por efecto de la gravedad”. Queda claro, entonces, que la desaparición de este municipio cafetero se aceleró por tanta agua caída en el último invierno. A esto se suma que gran parte del área urbanizada fue “construida sobre laderas que alcanzan pendientes superiores al 30%”.

Conmueve ver cómo la naturaleza hace desaparecer un municipio con 153 años de historia. Gramalote fue fundado el 27 de noviembre de 1857. En 1883 fue reubicado. Todoporque el punto donde antes se encontraba no ofrecía una topografía que permitiera su desarrollo urbanístico. Su reubicación fue lideraba  por el sacerdote Secundino Jácome, hijo natural de Simón Bolívar. La historia de este sacerdotees interesante. Era de piel oscura. Se ordenó sacerdote cuando contaba con cincuenta años de edad. Por el color de su piel, no lo querían admitiren el Seminario. Pero cuando se enteraron de que era hijo natural del libertador, le abrieron las puertas. Cuando los fieles se confesaban les ponía como penitencia sembrar palos de café. Gramalote fue el primer municipio cafetero de Colombia.

Los habitantes de este municipio ubicado a 45 kilómetros de Cúcuta recordarán con nostalgia, de ahora adelante, las edificaciones que le dieron identidad a su pueblo. La iglesia San Miguel Arcángel que adornaba con sus dos torres simétricas el parque principal, la pequeña capilla del convento de clausura de la comunidad de las Clarisas, el Colegio Sagrado Corazón regentado por las Hermanas Betlhemitas, el Hospital San Vicente de Paúl impulsado desde su llegada a Gramalote por la Hermanas de la Caridad del mismo nombre, el parque adornado de palmeras donde sobresalían los bustos del padre Secundino Jácome y del expresidente Laureano Gómez. En el recuerdo se llevarán el silencio de esas calles empinadas que terminaban al pie del Cerro de la Cruz.

Losgramaloterosven con tristeza cómo lo que construyeron durante toda una vida se viene a tierra. Por temor a que se los trague la montaña, han abandonado sus viviendas. Y deambulan por los pueblos vecinos buscando reconstruir susvidas. Se están convirtiendo en colombianos sin patria chica. Gramalote es ahora un cementerio de escombros. Por sus calles destruidas circulan apenas los pocos animales que los pobladores no pudieron sacar en el momentoen que empezó la destrucción. El 17 de diciembre de 2010, cuando les notificaron que tenían que abandonar el pueblo, será una fecha que recordarán con dolorquienes tuvieron que dejarlo todo ante la amenaza de perder la vida. No se alcanza uno a imaginar la angustia de esas familias que, de un momento a otro, ven desaparecer el pueblo donde transcurrió su infancia.